De acuerdo con el secretario de Salud de Veracruz, Roberto Ramos Alor, el estado de Veracruz ocupa el octavo lugar en casos de muerte materna a nivel nacional.

El funcionario estatal precisó que solo en 2018 se tuvo registro de alrededor de seis casos de muerte materna, por lo que en este gobierno habrá un combate frontal a esa problema de salud.

“Ni una mujer muerta en nuestro periodo de gobierno en nuestro estado por falta de atención médica y por negligencia, eso jamás lo vamos a permitir”, dijo.

De esa forma refirió que de acuerdo con los estándares internacionales Veracruz se ubica por arriba de la media nacional en casos de muerte materna y reconoció que esto sucede más en regiones pobres donde las mujeres no tienen más opción que tener a sus bebés con las parteras.

“Pero ahí hay la falta de médicos, antes los partos se atendían en los centros de salud, yo fui médico de servicio social, ahora no. Ahora lo impiden y hay una serie de obstáculos que han llevado al parto feliz, natural como era antes y yo creo que hoy vamos a recuperar todo eso”, añadió.

Ramos Alor señaló que mientras otros gobiernos se olvidaron de eso ahora será redimensionado y se replanteará la filosofía de los pueblos originarios.

Subrayó que a través del proyecto Anfitriones Indígenas, en cada hospital al que acuda población indígena habrá una anfitriona que hablará las lenguas originarias como autoridad de salud.

“Ella es la hermana que le va a agarrar de las manos a los hermanos indígenas, que los va a llevar. Porque han perdido el espíritu de solidarizarse con la gente humilde, han perdido esa actitud y respeto por la gente pobre y es en lo que debemos luchar”, añadió.

Ariadna García/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO