La inseguridad en Veracruz ha llegado a ser ya un lugar común, homicidios, secuestros, asaltos callejeros, vida nocturna apagada, psicosis colectiva forman parte del inventario de nuestros días, lo peor de este dramático escenario es la sensación de indefensión social pues las autoridades estatales lucen superadas frente al criminal oleaje. No resulta coincidencia que el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal 2018 incluya a Coatzacoalcos como una de las ciudades más violentas del país, y como aquella ciudad sureña están Córdoba, Veracruz-Boca del Río, Xalapa, Poza Rica, Pánuco, etc. No está fácil, pero las autoridades del ramo deben atender ese reto ya, y no esperar a que la Guardia Nacional entre en operaciones