Desde el Café
Por Bernardo Gutiérrez Parra

Si el próximo viernes los empresarios veracruzanos no cubren lo que deben a los arrendatarios de los locales que alquilan, a los bancos y a las casas de empeño, perderán sus activos, sus empresas y algunos todo su patrimonio.
La situación es ésta: Un grupo de empresarios afiliados a empresas SOS, dijeron a este columnista que si para el viernes el gobierno estatal no les da aunque sea un anticipo del dinero que les adeuda desde hace más de cuatro años, cerrarán sus negocios porque deben muchos meses de renta y el plazo para que paguen o los corran vence ese día.
Otros perderán equipo y enseres de trabajo que dieron como garantía en las casas de empeño y los hay que dirán adiós a sus casas o terrenos que hipotecaron con los bancos.
Es decir, el patrimonio logrado con años de trabajo se irá a las casas de empeño, a los bancos y al demonio.
Más de cien empresarios que fueron generadores de empleo en Veracruz y tuvieron la desgracia de hacer negocios con el gobierno estatal (concretamente con el de Javier Duarte), lo único que lograron fue que el gobierno de Yunes Linares los considerara “duartistas” y bajo esa premisa se negó a pagarles.
“Para no cerrar nuestros negocios pedimos prestado y nos endeudamos en la creencia de que Javier Duarte nos pagaría como lo prometió una y otra vez. Y no fue así. Yunes nos acusó hasta de corruptos, nos puso trabas, luego dijo que nos pagaría e incluso puso una fecha y no pagó. Nuestras deudas crecieron y ahora estamos ahorcados; no creemos que el gobierno de Cuitláhuac García vaya a pagarnos antes de cuatro días”, comentó uno de los afectados.
Después de que en febrero se aprobó el presupuesto para este año, los hombres y mujeres de empresa vieron una luz de esperanza. Empresas SOS habló con el gobierno estatal y le propuso: “Paga a los empresarios más pequeños que son los más susceptibles a cerrar sus negocios y más adelante pagas a los demás”.
Y ni lo uno, ni lo otro.
También le dijeron: “Si de momento no tienes para pagarnos, danos obra para evitar que cerremos nuestras fuentes de trabajo y queden sin empleo cientos de trabajadores”.
Pero…
Cuitláhuac García dijo que las obras que haga en su administración serán prioridad de los empresarios veracruzanos, pero a la hora de hacer las licitaciones las dependencias de su gobierno dejaron fuera a todos los afiliados a SOS.
“Desde Yunes nos han tratado como si fuéramos leprosos de la Edad Media y no es justo. Se nos contrató para trabajarle al gobierno estatal, cumplimos a satisfacción nuestra tarea, pasamos las facturas y comenzó nuestra pesadilla”, dijo otro empresario.
-¿Hay alguna solución?- se les preguntó.
-Hemos agotado todas las instancias, hemos hecho todo lo que nos han pedido, pero falta lo más importante, la voluntad gubernamental y sin ésta no habrá pago- fue la contestación.
El doloroso epílogo es que si no hay dinero en tres días habrán quebrado varios empresarios, se perderán decenas de empleos y cientos de trabajadores pasarán a engrosar las filas del desempleo, que es lo único que está engordando en Veracruz.
bernardogup@nullhotmail.com