Xalapa, Ver. 21 de marzo 2019/ Redacción por Sociedad 3.0

 

Griselda Triana, esposa del periodista Javier Valdez Cárdenas, asesinado el 15 de mayo de 2017 en Culiacán, Sinaloa, es el caso documentado número 25 del espionaje en el que incurrió el Gobierno mexicano contra activistas y opositores.

Un nuevo reporte del Citizen Lab de la Universidad de Toronto reveló que Triana, periodista y trabajadora de la Universidad Autónoma de Sinaloa, fue atacada con el ‘malware’ Pegasus, que fue vendido al Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) por la corporación israelí NSO Group con el objetivo de “investigar criminales y terroristas”.

No pasaron más de diez días desde la muerte de Javier Valdez cuando Triana recibió un extraño mensaje de un presunto medio de comunicación, que afirmaba conocer el móvil detrás del homicidio de su esposo.

Ella desconfió del mensaje en su celular y no lo abrió, pero un día después, recibió otro mensaje que aseguraba que había un ataque en su contra en la prensa mexicana.

Triana se comunicó con la organización Artículo 19 y la Red en Defensa de los Derechos Digitales para denunciar los hechos.

Casi dos años después de aquellos mensajes, la Universidad de Toronto confirmó que los enlaces contenidos en los mensajes formaban parte de la infraestructura vinculada con Pegasus, con los que habían sido atacados también dos colaboradores de Valdez en Río Doce, el periódico que fundó el periodista, revelaron organizaciones mexicanas.

“No soy criminal ni terrorista, pero he sido objetivo de espionaje por el hecho de ser la compañera de Javier”, dijo Triana este miércoles durante una conferencia de prensa.

Tras las revelaciones, Griselda Triana señaló que denunciaría ante la Fiscalía General de la República (FGR) para dar con los responsables, “aunque suene utópico”.

 

 

CON INFORMACIÓN DE RT NOTICIAS