Místicos y Terrenales

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

* Cuitláhuac se queda: López Obrador

* Si Reyes Heroles viviera, con nosotros estuviera

Al gobernador Cuitláhuac García Jiménez no lo van a mover del cargo.

El humo blanco de la pipa de la paz cubrió toda la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador por Veracruz.

López Obrador vino a promover los programa de Bienestar, pero también a darle apoyo, mucho apoyo, a Cuitláhuac García, para terminar con las versiones de que lo iban a quitar como gobernador o por lo menos a enfermar.

“Yo voy a apoyar siempre a Cuitláhuac”, dijo en Tuxpan.

Las primeras señales de que en Morena ya fumaron la pipa de la paz las dio el mismo gobernador Cuitláhuac García, en Poza Rica, durante su discurso de bienvenida al Presidente, cuando anunció que se va a incrementar la inversión en esa zona en más de 100 millones y que se rehabilitarán carreteras:

“No lo podríamos hacer si no estuviera también la contribución de las delegaciones del gobierno federal”, dijo, pausando sus palabras.

Luego, dándole peso a las palabras, añadió: “Quiero reconocer que de unos meses para acá estamos totalmente coordinados los delegados de su gobierno –ahí, apuntó, mientras dirigía la vista al Presidente- con los compañeros –prosiguió, al tiempo que se tocaba el pecho- del gabinete del gobierno estatal; y por eso, hago un reconocimiento al delegado Manuel Huerta Ladrón de Guevara”.

Y en ese momento la concurrencia comenzó a aplaudir, exactamente cuando el Presidente celebró las palabras y el significado que tenían.

El gobernador elevó un poco el tono de la voz y prosiguió: “Porque hasta el momento llevamos una coordinación total”.

En esa petrolera ciudad, llegó la primera muestra de respaldo, cuando el Presidente dijo que en Veracruz hay un “gobernador extraordinario”.

Y a Cuitláhuac García le brillaron los ojos.

Por la tarde del viernes, en Tuxpan, frente a ese hermoso bulevar que da al río, con el ambiente cálido atenuado por la brisa que circulaba, llegó más calor para el Gobernador de Veracruz.

En ese lugar el presidente Andrés Manuel designó al territorio “república de Veracruz” (así dijo; ahí están los videos), pero en seguida corrigió y lo llamó “gran estado”.

Este gran Veracruz, acusó, “ha permanecido en el abandono” y por lo mismo “se han tenido que ir los veracruzanos a buscarse la vida a las ciudades fronterizas, del otro lado de la frontera”.

El abandono, puntualizó, es “porque los gobernantes que habían estado desempeñando cargos en Veracruz, se dedicaban nada más a saquear, a robar”.

En ese momento le prendió la lumbre del apoyo, para el calor del soporte, al Gobernador:

“Por eso también me da muchísimo gusto el que aquí, en Veracruz, gobierne Cuitláhuac García, un hombre honesto, con convicciones”.

Y para que no quedase duda, afirmó que “estamos trabajando de común acuerdo”.

Entonces llegó la sentencia definitiva: “Yo voy a apoyar siempre a Cuitláhuac”.

El Presidente, ahí en Tuxpan hizo algo que le gusta hacer con frecuencia: presumir su calidad de veracruzano.

“No olviden que yo soy paisano de ustedes, soy veracruzano”.

Y con el tono de choco, que en ocasiones le brota, explicó:

“Lej vo’a decir por qué”_

“Porque mi padre era veracruzano, mi madre tabasqueña y de acuerdo a la Constitución de Veracruz, lo establece la Constitución, está en el artículo 11, los hijos de veracruzanos son veracruzanos”.

Y eso es cierto.

Y el público le aplaudió nuevamente, con intensidad.

“Por eso vamos a apoyar a Veracruz y le vamos a dar atención especial al norte, porque el norte de Veracruz se quedó rezagado, nada más es cosa de ver cómo están los caminos en los municipios del norte”.

El reforzamiento del apoyo al Gobernador llegó en Tantoyuca, donde el presidente lo calificó de ser “una gente honesta, limpia, una gente que le tiene amor al pueblo”.

Eso –puntualizó- es una garantía, es una ventaja para el pueblo veracruzano.

Y otra vez le alzó la mano.

La pipa de la paz ha sido fumada.

Manuel Huerta es el Delegado de los Programas de Bienestar, coordinado con el gobierno del estado.

Y Cuitláhuac García tiene todo el apoyo del Presidente.

Cuitláhuac no se va del gobierno. Ni hoy, ni en dos años.

El movimiento de los grandes místicos ha sido develado.

SI REYES HEROLES VIVIERA, CON NOSOTROS ESTUVIERA. Andrés Manuel López Obrador en Tuxpan mostró su preferencia por uno de los grandes políticos y pensadores posrevolucionarios de México: don Jesús Reyes Heroles, como lo llamó.

A su público le recordó que Reyes Heroles fue tuxpeño y abogado, y lo calificó de “el mejor escritor, el mejor investigador sobre el liberalismo en México”.

“Su libro, dos tomos, son lo mejor que se ha escrito sobre el pensamiento liberal en nuestro país” agregó.

Pero también “don Jesús” –reiteró el reconocimiento- fue un extraordinario servidor público: Fue director del Instituto Mexicano del Seguro Social y fue director de Pemex.

Incluso mencionó que “le tocó a él suspender, cancelar los llamados ‘contratos riesgo’ que se habían firmado para la explotación del petróleo y que daban ventaja, mucha ventaja a las compañías extranjeras. Don Jesús los canceló siendo director de Pemex”.

“Después fue secretario de Educación Pública y siempre un hombre ejemplar, inteligente, honesto”.

“A él –puntualizó- le rendimos homenaje aquí en su tierra en Tuxpan”.

Y vino la gran aseveración: Él, estoy seguro que “si viviera con nosotros estuviera”. Él sabía de la importancia de las transformaciones de los cambios y ahora a nosotros nos toca vivir estos tiempos interesantes de transformación.

(El liberalismo mexicano, de Jesús Reyes Heroles, está en una edición con 3 volúmenes, la 3a. edición, aumentada, publicada por el Fondo de Cultura Económica en 2002)

EL ASESINATO DE ABIRAM HERNÁNDEZ. La Fiscalía del estado debe poner mucho empeño en localizar a quien asesinó a Abiram Hernánez y no debe permitir que crezcan los infundios que busquen revictimizarlo para justificar el crimen.

La muerte de Abiram fue lamentada por los integrantes del Centro de Servicios Municipales Heriberto Jara A.C., del cual fue coordinador, pero también otro medio centenar de organizaciones sociales.

El homicidio de Abiram es una muestra muy dolorosa de del grave estado de violencia que vivimos en Veracruz.

Pero no debe volverse un ejemplo más de la ineficacia de la Fiscalía General del Estado y de la impunidad por el mal trabajo policiaco que se hace.