Infortunadamente, la visita del Presidente el fin de semana anterior para realizar diversas actividades en el Puerto de Veracruz fueron superadas en resonancia por la matanza de 13 personas el Viernes Santo en Minatitlán, el asesinato de la alcaldesa de Mixtla de Altamirano, la balacera en Juan Díaz Covarrubias coincidiendo con la presencia en ese lugar del titular del Ejecutivo estatal, y numerosos asesinatos que han teñido de oscuro las poblaciones veracruzanas, incluida de manera preeminente la capital del Estado.

Valorando de manera muy acertada la complicada situación por la que pasa la Entidad que es objeto de un afecto muy especial por él, Andrés Manuel ha vuelto muy pronto a Veracruz y directamente al dolido Minatitlán para arrancar operaciones policiacas y además para anunciar una fuertísima suma de dinero, por el orden de los 40 mil millones de pesos, para reactivar la economía de la zona.

Es deseable que ambas acciones sirvan para pacificar el sur y para dar oxígeno a la economía doméstica de las familias, tan golpeadas por el declive petrolero del anterior sexenio.