De un chairo se podría esperar una reacción violenta y soez ante los cuestionamientos del periodista Jorge Ramos al presidente de México. No todas las personas están enteradas del trabajo de Jorge Ramos, quien fue corrido de la conferencia de prensa de la Casa Blanca por cuestionar la política migratoria de Donald Trump. Jorge Ramos cuestionó al presidente Peña Nieto, a Calderón y su guerra imbécil en contra del narcotráfico, a Fox y ahora a López Obrador.

Pero el padre Solalinde, quien llamó “mártir de la verdad” a Julián Assange, también llama altanero, agresivo e insolente a Jorge Ramos por interpelar a “nuestra legítima y máxima autoridad”. Agregó el padre Solalinde en un mensaje de Twitter: “Nos ofendió a mexicanos y mexicanas que luchamos por un cambio. Por qué no le habló así a los presidentes corruptos anteriores?”.

Y para rematar, en un plan por demás abyecto dijo: “Admirable AMLO¡”. Pero el caso es que Jorge Ramos le habló así o quizá más duro a los presidentes anteriores, tanto que estos ya se negaban a ser entrevistados por él. Un Vicente Fox de plano se levantó y dejó la entrevista, lo mismo que en Venezuela hiciera Nicolás Maduro que terminó por confinarlo varias horas sin comunicación. Pero que le vamos a hacer, estos son los milagros de la 4ª Transformación.

LBP Noticias