Moody’s confirmó a “El Economista” que no hará cambios en el corto plazo y que en el curso del año considerará su valoración para Petróleos Mexicanos y para la deuda soberana. La compañía anunció que incorporará una refinería y que trabaja en un nuevo plan de negocios que estará listo este mes.

El secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, dijo que no espera que las calificadoras rebajen más la nota crediticia de Pemex, firma que tiene un “rojo” de 106,000 millones de dólares, lo que la convierte en una de las petroleras más endeudadas del mundo.

Redacción/Sociedad 3.0