Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

   

 

Independientemente de las versiones que puedan manejarse con relación a los guardias para los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, de quien no se sabía que ya estaba siendo protegido -o sea, que ya andamos con secretitos.  Van tres.  La cena con el yerno; la carta a España y al Vaticano; y esta-…

Sesudos analistas y expertos de lo que nunca había pasado; como lo que está sucediendo en esta 4ª Transformación, que muy bien, muy bien, como que no sabe a dónde va; pero va. Y desde temprano…

Por hay dicen que un tarugo no debe levantarse temprano, pues solo así hace menos burradas.  Y AMLO hace que muchos se levanten para mañanear. –se me ocurre que estaría bueno hacer un programa que se llamara “Mañaneando”.  Pero regresemos…

Dicen los arriba citados politólogos, que si algo le pasara al palurdo denunciante -y luego con el antecedente de la caída del helicóptero en Puebla, donde lo primero que hicieron sus detractores fue señalarlo a él como responsable- mejor optó por otorgarle soldados que lo cuidaran…

Lo de la seguridad a Calderón ya salió después de que Fox iniciara su show; y merece un análisis aparte. Pero también dicen que andar protegiendo a unos pillos -como la sociedad ha juzgado a los dos ex Presidentes- independientemente del amor y paz que pregona, no ven con buenos ojos que les pongan seguridad a “ambos dos”, como en su momento dijo la culta mamá de los Bribiesca

Desde mi muy personal punto de vista, el darles guardaespaldas fue una jugada política que jugó bien el Presidente, pues así de esa manera les callaba la boca.  Ahora entendemos por qué Calderón estaba tan calladito; ya le había llegado al precio con unos soldados que lo cuidaran…

Y si bien es cierto que está bastante mal que el Presidente juegue con nuestro dinero; pues finalmente el dinero sale del Erario -nadie daría un peso de su bolsa para que cuidaran a semejantes pillos- y van a ser millones lo que van a costar de aquí a que se los quiten…

Lo censurable del caso, es que independiente de que primero les quitó los guardias y luego se los regresó, lo que habla de poca seriedad; con esos millones de pesos que va a costar la seguridad de los individuos -aunque no sea ni el 10% de lo que antes se les daba- servirían para llevar a cabo muchas otras cosas de interés social…

Sin dejar de comentar, que así como pobres, pobres, los expresidentes no lo están. Calderón andaba para arriba y para abajo en eventos internacionales.  Y el otro, de cuyo nombre ya no quiero ni acordarme…

Pero dándoles datos, les diré que es un patán que se puso botas vaqueras con smoking -y no se puso una gorra de los Yanquis porque dios fue grande- en la visita que le hizo a Isabel I en Inglaterra…

Y luego andaba jugando a las escondidas con su adorable cónyuge y sus acompañantes ¡entre los soldados de terracota!  Primera vez que a los chinos se les pusieron los ojos redondos de asombro ante lo que sucedía y no podían decir nada…

Más de 8,000 figuras de barro de tamaño natural, con espadas, lanzas, arcos con flechas, escudos, fornituras de combate y caballos, con más de XXIII Siglos de antigüedad; ya entonces considerados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; y estos jugando a las escondidillas entre ellos…

Como dato poco citado, es que ninguno de los guerreros -todos en formación de combate- tienen el mismo rostro…

Pero regresando con mi punto de vista al respecto de darles protección a los pillos, cuando los ciudadanos no podemos ni tener un arma para defendernos; y mucho menos para pagarles a quienes nos cuiden…

Para una democracia, como que el piso no está parejo.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.