Desde Teocelo.- Ciudadanos y autoridades respetuosos de la ley

Por Angeheca
Seguramente todo hemos escuchado el término “tejido social” al cual podemos definir como todo aquello que tenemos en común quienes pertenecemos a una comunidad, es lo que nos une, que nos identifica, nos hace ser lo que somos y sentirnos parte de una misma cultura y contexto. Es posible que en Teocelo falte mucho tejido social ya que es mínimo el interés y cuidado que se da a otras personas o aspectos que creemos que no tienen que ver con nuestro día a día.
Es bien sabido y conocido que muchos ciudadanos no cumplen los reglamentos y normas de convivencia por ignorancia o por desinterés, lo repetimos: vehículos estacionados en lugares prohibidos, tirar basura en las calles y fincas, manejar alcoholizados, talleres que inundan de aceite el suelo, vehículos con ruidos estruendosos, autos sin placas o alta velocidad, etc. Son ejemplos cotidianos para los ciudadanos, que desafortunadamente, de tan comunes y repetitivos que son, ya se aprecian normales.
Si bien es cierto que los ciudadanos deben respetar las leyes y reglamentos, no menos cierto es que existen autoridades que deben hacer cumplir la normatividad y sancionar y prevenir dichos actos.
Existe la queja de vecinos de la calle “Arista”, ya que se bloquea la calle a la hora de la entrada de los niños, coartando así el derecho al libre tránsito del resto de la ciudadanía. Por otra parte los padres de familia fomentan dicha actividad justificando la seguridad de los niños con respecto a los vehículos. Si las autoridades competentes fueran estrictas al aplicar el reglamento de tránsito los conductores serían más precavidos con mayor cultura vial. Pero no, es más fácil tomar una medida correctiva que coarta el derecho de otros, que una medida preventiva que eleve la calidad de vida de todos.
Un caso similar se da en el retén en la entrada de Teocelo, donde como te ven te tratan, donde los oficiales de policía, sin motivo alguno, detienen a vecinos y turistas para revisar su vehículo enarbolando el artículo 256 del código nacional de procedimientos penales que nada tiene que ver con  detener de manera ilegal a los automovilistas. Sin embargo, como la mayoría de los ciudadanos no es capaz de cumplir las normas básicas de convivencia, por ende tampoco puede exigir sus derechos.
De esta manera es como la mayoría de los ciudadanos en lugar de fortalecer el tejido social, lo rompen, en detrimento de sí mismo y de quienes lo rodean. Y a la fórmula hay que agregar a autoridades que desconocen o ignoran las leyes que están obligados a respetar y hacer cumplir, de tal modo que el gran perdedor, será siempre el ciudadano.
Lo más difícil de cambiar es la mentalidad, pero intentándolo, se podrá llegar a una mejor convivencia entre vecinos de tal modo que en un futuro, en lugar de compartir problemas mutuos, puedan compartir un proyecto de mejora para el fortalecimiento del municipio.
En palabras del reconocido personaje Nelson Mandela: “Ser libre no es meramente soltarse las cadenas, sino vivir de una manera en la que se respete y se amplíe la libertad de los otros.”

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar