El cuadro de la virgen de Guadalupe que se encuentra en la catedral de Notre Dame está a salvo después del incendio que quemó gran parte de este monumento histórico. En 1949 fue entregada una réplica de nuestra señora de Guadalupe a la Catedral como regalo a los franceses para la adoración de la misma. La capilla de la Patrona, como se conoce en México, se había solicitado en el año de 1939 pero por la fulminante segunda Guerra Mundial la entrega se tuvo que demorar.

La réplica de la virgen del Tepeyac se encuentra en la parte norte de la catedral adornada con banderas de México, así como objetos de origen mexicano. Asimismo, se encuentra una imagen de Juan Diego, aquel que apreciara la aparición de la virgen en 1531.

Siendo esta parte la más devastada de la catedral, asegura Maxime Cumunel, secretario general del Observatorio del Patrimonio Religioso. En la cabeza del cuadro de la virgen se encuentra una corona hecha de oro con incrustaciones de perlas y esmeraldas alrededor de la corona, que fuese creada por los joyeros Mellerio, conocidos como los joyeros de la realeza.

Una parte de los mexicanos se encuentra en Notre Dame, demostrando la buena relación católica que existe entre México y París. Cabe recalcar que, desde ya hace algún tiempo, cada 12 de diciembre se celebra una misa en español en la catedral de Notre Dame recordando la llegada de la virgen al cerro de Tepeyac. Dado que la capilla de Nuestra Señora de Guadalupe quedó intacta, se espera que las misas se sigan celebrando en ese mismo lugar a futuro.

LBP Noticias