Se estima que uno de cada 115 niños o niñas tendría el trastorno del espectro autista a nivel nacional.

David Alejandro Torres López, estudiante de doctorado en psicología en la Universidad Veracruzana, dijo que ese dato se obtuvo en un estudio realizado en Guanajuato, aunque aún no existe un estudio de prevalencia nacional.

Se estima además que a nivel mundial uno de cada 50 niños o personas van a tener diagnóstico de espectro de autismo en un periodo cercano.

“Pero todavía no existe un estudio de prevalencia nacional con los estándares que se solicitan, que tendría que ser multicultural y en una cantidad de ciudades más importantes, por lo que las estimaciones se van a quedar en eso”, añadió.

En el marco del Día Mundial del Autismo señaló que desde el trabajo que ha realizado, regularmente la detección del espectro es de los cinco a los 12 años.

Sostuvo que esta es tardada porque la mayoría de los instrumentos son aplicados por médicos y es por cuestionamiento a los padres, lo que se complica dado que muchos no llevan al médico a sus hijos y muchos doctores no tienen la capacitación para hacer la detección.

“Y también cuando se realiza los mismos padres son incapaces de reconocer la características del espectro del autismo en sus hijos”, dijo.

Otro problema es el lenguaje pues en Estados Unidos se encontró que los niños latinos son detectados dos años después que los menores de habla inglesa, en lo que influye la situación socioeconómica, además que las dificultades del lenguaje complican el acceso a los servicios médicos y que puedan conversar sobre lo que observan en sus hijos.

La recomendación para los papás es acercarse a profesionales o al Centro Estatal para la Atención del Autismo del DIF estatal, para no dejarse engañar por “charlatanes” o personas que buscan lucrar a partir de las dificultades que están enfrentando como familia, dado que se vuelen vulnerables a que les ofrezcan curas o charlatanerías que les podrían costar mucho dinero.

Ariadna García/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO