“Ahí está bien, está dentro, pero ese ‘wey’ no contesta”, es el relato de los familiares de uno los cantantes que amenizó la fiesta en la palapa ‘La Potra’, el viernes por la noche en la colonia Obrera, de Minatitlán.

 

Lo anterior ocurrió casi una hora después del homicidio de 13 personas por parte de un comando armado, que al buscar a un hombre apodado ‘La Beky’, no perdonaron las vidas de estas personas, entre ellas la del pequeño Santiago, quien apenas el 17 de abril cumplió su único y primer año de existencia.

 

Al músico, al que los familiares sólo apodaron como ‘Iván’, no le pasó más que el susto de su vida.

 

De acuerdo a un tío, quien pidió el anonimato, este joven originario de  Coatzacoalcos acudió a cantar a la fiesta, pese a que le pidieron no salir a otra ciudad a causa de la inseguridad.

 

“Nosotros no sabíamos nada, mi hermano me estaba marca, marca, marca y marca”, narró el familiar hasta terminar la conversación cuando otra persona llegó para preguntar desesperadamente por otro de los asistentes.

 

Los rostros de angustia y pánico eran una constante en poco más de 15 personas que junto a la prensa aguardaban el momento en que elementos de seguridad retiraran el acordonamiento.

 

Una vez que esto pasó, los llantos eran el triste indicio de que otras personas más confirmaron la muerte de sus familiares, mientras que el director de Seguridad Pública Municipal, Manuel Guzmán Susunaga, emprendió la huida y no afirmó lo ocurrido, sólo alcanzó a decir que era un hecho extraordinario. La misma acción aplicó el fiscal regional Faustino López Ortiz.

 

Ellos huían, mientras el desonsuelo de familiares llenaba la calle 1 de Mayo en Minatitlán, que a partir del Viernes Santo está de luto, como todo Veracruz, entidad cuya percepción ciudadana de inseguridad es de las mayores del país.