Agencias/ Sociedad 3.0 16 de abril 2019

 

La Procuraduría General de la República (PGR) solicitó órdenes de captura en contra del empresario Kamel Nacif Borge, cinco policías de Puebla y  exgobernador de Puebla Mario Marin Torres como presuntos responsables de la detención y presunta violación de garantías individuales de la periodista Lydia Cacho.

También se giró orden de aprehensión contra el exdirector de la Policía Judicial, Hugo Adolfo Karam Beltrán, y el excomandante Juan Sánchez Moreno, por su presunta participación en el delito de tortura contra la periodista.

El expediente fue turnado a un juez del fuero común en Cancún, Quintana Roo, toda vez que un juzgado federal con sede en el Reclusorio Sur de la ciudad de México se declaró incompetente y un tribunal unitario determinó que los delitos de asociación delictuosa y proporcionar datos falsos a una autoridad (en el caso de Kamel), así como abuso de autoridad, por parte de los policías poblanos, son ilícitos del fuero común y no están tipificados como graves.

 

 

Con información de Proceso