Hipólito Rodríguez cambia a encargado de Obras Públicas; mientras no lo cambien a él, las cosas seguirán igual

Hipólito Rodríguez está como la canción: “Estos eran cuatro gatos, cada gato en su rincón, cada gato ve tres gatos, adivina cuántos son”. Hipólito, como el gato que ve tres gatos, no se ve a sí mismo, por lo que cree que los ineptos son los demás. Voltea para Obras Públicas y ve ineptos, voltea a la Tesorería y ve ineptos, voltea a ver sus regidoras y ve ineptos, voltea a ver al de Comunicación Social y ve ineptos. Lo que no sabe el alcalde de Xalapa es que cuando los xalapeños voltean al municipio, ven a un solo inepto, a él.

De tal modo que Hipólito Rodríguez podría cambiar a todos en su gabinete, podría cambiar a todos los regidores, síndicos, a los de intendencia, a los vigilantes, a quien se le pegue la gana, pero mientras no lo cambien a él, las cosas van a seguir igual.

Esta vez le tocó al encargado de Obras Públicas, el mismo que contrata constructoras a las que se les caen las bardas. Imagine, hacen poca obra y la poca que hacen se les cae. Hipólito Rodríguez cree que él está haciendo bien las cosas y que son sus detractores, periodistas mercenarios, los que mal informan a la ciudadanía.

Pero cómo no informar de la ineptitud de una administración municipal que a cada rato devuelve recursos a la federación porque no saben cómo ocuparlo; no saben cómo ocuparlo cuando en las colonias urgen obras. Tan sólo en esta temporada de lluvias el ayuntamiento se dará cuenta de que ese dinero que devolvió hubiera servido para muchos muros de contención.

LBP Noticias

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar