Contraesquina Política
Por. Fernando Martínez Plascencia

 

Jarris Fotopoulos: la Carta Abierta que busca quedar bien con las autoridades de MORENA. 
Víctor Carranza: La ineficacia y la incapacidad también es corrupción.
Enoc Santiago: Es una mentada de madre lo que le hacen al Ejido Colorado.
Yazmín Martínez Irigoyen: Al rescate del comandante supremo.
Joel Arellano: Denunciado ante la fiscalía y Derechos Humanos, se fue a inflar burros por la Quinta Pata.
 

 

Coatzacoalcos, Ver a 2 de Abril de 2019.- La duda asalta en la Carta Abierta del empresario Jarris Fotopoulos que circula en un periódico propiedad de la familia Robles Barajas, ligada poderosamente a Andrés Manuel López Obrador, y desde luego a MORENA.

 

Asalta la duda y sus razones, porque pudiendo haber escogido otro medio para publicar su carta, lo hace con uno severamente cuestionado por sus ligas con el presidente de la república, quien por cierto ha nombrado a la jefa de este clan como embajadora en Costa Rica, y quien tiene, a su vez, como diputada local de MORENA, a su hija en el congreso local de Veracruz.

 

Él puede elegir el medio de comunicación que le plazca, claro, pero su carta quizá pudo haber tenido mejor aceptación si lo que buscaba era excusar a las actuales autoridades de MORENA de los nulos resultados en materia de seguridad, debido -según él- al poco tiempo que tienen de haber llegado a ejercer el poder.

 

Llama la atención el reclamo que le hace a la sociedad de Coatzacoalcos, cuando dice que la culpa es de quienes no levantaron la voz y antes bien eligieron contemplar o voltear hacia otro lado, y no reclamar nada a una pandilla que durante 25 años saquearon el municipio y el estado.

 

No le falta razón en lo que dice, pero eso ya no puede ser el pretexto de la Cuarta Transformación.

 

Su carta, pareciera buscar quedar bien con “alguien”. Este señor, Jarris Fotopoulus, tampoco alcanza a comprender que ninguna autoridad de los tres niveles de gobierno puede hoy esconderse o escudarse en el poco tiempo que tienen para solucionar la enorme inseguridad que vivimos.

 

No hay tiempo para esas excusas mediocres. En Coatzacoalcos es un año y tres meses que tiene Víctor Carranza como alcalde y no hay resultados.

 

Ya no queda tiempo para seguir soportando inútiles que no tienen la preparación ni la capacidad para enfrentar el grave problema de inseguridad, y esto no se va a resolver con cartas abiertas, que buscan encontrar comprensión para nuestras autoridades que sabían muy bien a que se enfrentaban.

 

Así que, es cierto señor Fotopoulus, nuestra ciudad huele mal, no solo por las descargas de aguas residuales, sino por la ineficacia y la incapacidad de Víctor Carranza, y a esto también se le llama corrupción.

 

La Carta Abierta suena como el grito desesperado de la autoridad municipal pidiendo ayuda para contener el reclamo ciudadano.

 

La inseguridad no se va a resolver con la voluntad ferviente de ir tres veces a misa cada día, o de ir a darse golpes de pecho a la iglesia.

 

El grave problema que tenemos, más allá del terror de las ejecuciones, de los secuestros, de las extorsiones, se llama Víctor Carranza, alcalde de esta ciudad que, hasta el día de hoy, no alcanza a comprender este problema, que no le entiende y que no sabe qué hacer al respecto. Esa es la gran verdad.

 

Mire si no es grave. Hace unos días, el presidente nacional de CANACINTRA, Enoch Castellanos Férez, con toda la razón dijo que la violencia no puede ocultarse en Veracruz, y aseguró que los empresarios siguen abandonando el estado, incluyendo a los de Coatzacoalcos, la cual es considerada una de las ciudades más violentas del mundo.

 

Debido a la enorme inseguridad que existe, las inversiones están “volando” para otros estados como Puebla, o la Ciudad de México, buscando alejarse de esta tierra caliente del sur de Veracruz.

 

Y en este sentido, llama la atención las insensibles declaraciones de Sami Hayek, “empresario” de Coatzacoalcos, cuando dice que “no hay fuga de inversiones”, y se atreve a decir que no pasa nada, que todo está a toda madre, que la inseguridad siempre ha existido, y que esto se solucionará poco a poco. O sea…..donde vive este señor? Seguramente no es en esta ciudad. El suegro más famoso pide que “no cunda el pánico”, que se relajen que él nunca ha sido víctima de la violencia y si a él no le ha pasado nada, quiere decir que Coatzacoalcos camina en total tranquilidad. Si como no.

 

El “empresario” pide calma y que se le dé más tiempo al presidente municipal-a pesar de que ya lleva un año y tres meses-para no tomar “determinaciones a la ligera”.

 

En nada ayudan tampoco las absurdas e insensibles declaraciones de Javier Pulido Biosca, director de Turismo y Cultura, cuando dice que la inseguridad son “fantasías” y mala publicidad a la que le han puesto sal y pimienta.

 

Este sujeto, que no arregla ni donde se acuesta, argumenta que buscan obstruir los trabajos de la Cuarta Transformación, pese a que en Estados Unidos advierten sobre el grave riesgo de viajar a Coatzacoalcos por ser considerada una de las ciudades más violentas.

 

Algo en el cerebro no le funciona bien al director de Cultura y Turismo, un personaje que ha resultado un verdadero fracaso como director de esta área. ¿Será que el autonombrado Comandante Supremo aplauda tantas idioteces de estos colaboradores? Parece que sí.

 

Por cierto, el autonombrado Comandante Supremo de las fuerzas policiacas de Coatzacoalcos, Víctor Carranza, pasó un trago amargo con la gente del Ejido Colorado, quienes le bailaron un zapateado en el estrado en plena sesión de cabildo, donde le gritaron, a punto de llegar a los golpes, que era una mentada de madre lo que les hacía, al no incluirlos en el Plan de Obras de este municipio.

 

Víctor Carranza, el autonombrado Comandante Supremo, conocido también con la clave de la “iguana”-por aquello de que le gusta bailar este son jarocho-no pudo mover ni la cola, y estuvo a punto de ser cacheteado por el agente municipal Enoc Santiago Solano.

 

De no ser por la oportuna intervención de la síndica Yazmín Martínez Irigoyen, quien, ante los ánimos caldeados de los justos reclamos y viendo la palidez del alcalde, solicitó con prudencia, que este ejido sea incluido para alguna obra prioritaria, de importancia, terminando así el sufrimiento del comandante supremo, que ya no sabía si ir al baño o “hacerse” ahí.

 

Como dijeran por ahí……..Pero qué necesidad de pasar estas vergüenzas si su comportamiento fuera de respeto, de rectitud, de honestidad, de transparencia. Que fuera un alcalde que escuchara a los ciudadanos, a sus comunidades, que no actuara en base al autoritarismo, queriendo imponer sus caprichos, pero sobre todo que se condujera en base al diálogo para encontrar los acuerdos, los consensos, que no atropellara los derechos de los ediles con el cuento de que es su “ayuntamiento”. En fin.

 

Vámonos que cierran Lucas: Que siempre si se va a inflar burros por la quinta pata el sátrapa coordinador de comunicación social e imagen del ayuntamiento de Coatzacoalcos, Joel Arellano Torres. Este asqueroso sujeto, sin preparación alguna, ha sido de los más viles y mezquinos que han llegado por esta zona. Abusivo, prepotente, grosero, con denuncias en la fiscalía por fraude y ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por acoso laboral y por mocharle el billete a los trabajadores de ese departamento, el Michoacano se fue a olerle las flatulencias a su madrina Mary Vázquez, quien también está en la cuerda floja con doña Chio Nahle, Secretaría de Energía con AMLO.

 

La del estribo: Que doña Erika Burgoa, regidora del municipio de Minatitlán que llegó con las siglas del PRD, ha tomado la decisión de renunciar a este partido, y convertirse en regidora “ciudadana”, y de paso dar el brinco a MORENA, para convertirse en aliada del inútil alcalde Nicolás Reyes Álvarez. La hoy regidora sin partido carece de formación e ideología política alguna y de ahí nace que, sin resquemor o vergüenza alguna, ésta buena para nada, traicione a los que la hicieron edil. Ojalá hubiera renunciado al salario que percibe como edil. Eso sí sería bueno.