La Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas y Videogramas (Amprofon) aseguró que el 80% de los ingresos de 2018 provinieron de descargas de streaming; un 10% de compras físicas; 5% de ‘otros digital’ (descargas permanente y personalización móvil); 4% de derechos de comunicación pública y 1% de sincronización.

En 2018, el valor total del segmento de streaming fue de 123.56 millones de dólares. El alza más importante fue por suscripciones pagas (37.1%) a este servicio, seguidas del incremento del 26.6% en video streaming.

Agencias/Sociedad 3.0