Se percibe en el presidente López Obrador la impresión de que no le alcanza el tiempo para instaurar a plenitud la 4Transformación, y esto obliga a implementar proyectos, planes y programas no del todo bien diseñados. Se han anunciado magnos proyectos que no cubren los requerimientos necesarios para echarlos a andar, lo del Tren Maya, lo del aeropuerto de Santa Lucía y la refinería de Dos Bocas reflejan serios desfases entre lo anunciado y sus realidades, lo único firme en ellas es la férrea voluntad para llevarlos a cabo. Por cierto, las prisas en la compra de 671 pipas a costo aproximado de 92 millones de dólares, se complican porque, Octavio Romero, director de Pemex, dijo que el próximo 3 de mayo estarían en operación 612 unidades, 59 menos de las anunciadas por comprar, pero hay un aumento de 100 millones de dólares en el presupuesto para ese gasto. No necesariamente que haya corrupción, si en cambio, confusión de cifras por aclarar ante el INAI