Andrés Manuel López Obrador cree que un debate sobre la transparencia en los medios podría ser muy interesante. Esto viene al caso pues el presidente de México le pidió, en buen plan al periódico Reforma, que revele quién le filtró el borrador de la carta en la que el presidente mexicano pide al gobierno español se disculpe por la Conquista de hace 500 años.

López Obrador insiste que en aras de la transparencia el Reforma debería decir quién filtró el documento, pues de descubrirse que fue el gobierno español el que filtró el borrador de la carta, entonces “qué autoridad moral puede tener un gobierno que filtra un documento en estas circunstancias”.

La reacción de muchos analistas sobre este punto, revelar las fuentes, es contundente, no se puede permitir que un gobierno exija eso, porque con ello no sólo se vulneraría al medio informativo, sino además la libertad de expresión. Si los medios revelaran sus fuentes, esto inhibiría a las personas que tienen información valiosa que compartir con la sociedad, pues no lo harían por el riesgo que representaría quedar implicados.

Habría que decirle a López Obrador que el debate sobre este tema ya se dio, y quedó inscrita la resolución en varios tratados internacionales en los que se defiende el derecho a reservar las fuentes informativas.

Cabe mencionar que el conflicto entre el presidente con algunos medios, en este caso Reforma, debe ya de terminar. Si López Obrador es lo suficientemente democrático debe dejar expresarse a aquellos que no concuerdan con sus ideas; ni que fuera Donald Trump.

LBP Noticias