Jan Karbaat es el hombre que ostenta el apodo de “El semental de Rotterdam”, ginecólogo de profesión, en la ciudad portuaria neerlandesa de Holanda Meridional. Falleció en 2017 a sus 89 años, dejando un legado muy poco común. Jan Karbaat dirigió por 40 años una clínica de fertilidad cerca de Rotterdam. En dicho lugar era donde este médico hacía de las suyas, haciéndose pasar como donante anónimo, para usar su propio semen en pacientes que no obtenían resultados por el de otros donantes.

Este 12 de abril, se han dado a conocer las pruebas de ADN que confirman la ascendencia de los muchos hijos que demandaban conocer la identidad de su progenitor. Esto fue posible gracias a la inquietud de uno de los vástagos legítimos de Jan Karbaat; luego de decidirse a comparar su ADN con el de 18 hijos de las mujeres inseminadas en la clínica del médico holandés, pues su parecido con ellos era innegable. Para este legitimo hijo, tal resultado no fue sorpresivo, pues según él, su padre ya le había mencionado tener al menos 40 descendientes, producto de este método.

Este ginecólogo quien engañara a estas mujeres que con inocencia acudieron a él, parece haberse ido a la tumba muy tranquilamente dejando una descendencia muy peculiar. Por otro lado, las madres de esta prole deberían estar agradecidas de que por lo menos este médico no tenía algún mal congénito. Quizá no era un modelo de revista, pero al menos figuraba en la media de los hombres bien parecidos, cosa que sus hijos seguramente no rechazaran. Más aun en este mundo moderno donde la apariencia de las personas ha tomado relevancia. ¿Qué haría usted si tuviera muchos hermanos regados en el mundo por este peculiar método de procreación? ¿Le gustaría conocerlos?

LBP Noticias