El incendio de la catedral parisina de Notre Dame que se suscitó el pasado 15 de abril, fue un evento inesperado y preocupante. Afortunadamente para los amantes del arte arquitectónico gótico y de los habitantes del lugar, no se registró mayor daño del esperado, ni víctima alguna del suceso. Luego de varias horas de trabajo por parte del Cuerpo de Bomberos, se reporta que el edificio está a salvo. Tras esto, el saldo que se registró fue la caída de la aguja y parte del techo.

Aunque el portavoz de los bomberos había mencionado la posible provocación del incendio por los trabajos de renovación que se hacían, la fiscalía de París descartó en conferencia de prensa esta posibilidad. No obstante, se llevarán a cabo interrogatorios a los trabajadores que estaban presentes cuando comenzó el siniestro. Tras la promesa del exalcalde Bertrand Delanoe, de restaurar a Notre Dame al precio que sea, el actual presidente francés, Emmanuel Macron, prometió la reconstrucción de este símbolo para la comunidad parisiense.

A este propósito, se han unido empresas que apoyaran con donaciones para hacer posible esta restauración de la catedral. Entre ellas se encuentra el grupo Charlois, líder en el mercado francés de madera; Total SA, grupo del sector petroquímico y energético, y Capgemini SA, corporación multinacional de servicios de consultoría tecnológica.

Sin duda, este hecho retumbó en el corazón de los habitantes de Paris, quienes con tristeza veían consumirse una parte importante de su historia. Afortunadamente, el edificio logró permanecer en pie; ahora sólo les quedará unir esfuerzos para regresarle a este emblema de la ciudad su viveza y esplendor.

LBP Noticias