Veracruz está en el último lugar de conservación de su capital natural, es decir, sus ecosistemas y diversidad biológica, lo que habla de una pérdida realmente seria, expresó en entrevista el biólogo investigador José Sarukhán Kermez, Honoris Causa de la Universidad Veracruzana, 2019 y ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El tema es bastante serio, debe ser tomado en cuenta y hay que hacer muchos esfuerzos de recuperación, “porque la pérdida de esa matriz ambiental que sostiene a la sociedad es realmente muy peligrosa, hay que tomar eso en cuenta”.

El último lugar en conservación ambiental, es ocupado por Veracruz junto con Tlaxcala. Sin embargo, observó el biólogo investigador, no hay comparación entre el tamaño del estado de Tlaxcala con el de esta entidad, como tampoco con la diversidad biológica que Veracruz tuvo, lo que apunta un daño inigualable para el territorio veracruzano; “ha sido una pérdida realmente seria”.

Al cuestionarle en torno a si ante el grave panorama ambiental de Veracruz se debe poner el interés ecológico por encima de intereses de megaproyectos, Sarukhán Kermez consideró que “se puede desarrollar el país y la sociedad sin necesidad de darle en la chapa a la naturaleza, como ha ocurrido en muchas partes y en Veracruz muy dolorosamente, de manera muy intensa”.

Y es que es precisamente la actividad humana, el cambio de uso de suelo incluso para la producción de alimentos, lo que más ha afectado la biodiversidad en Veracruz, puntualizó el ex Rector de la UNAM.

“Hay maneras de hacerlo bien, maneras de hacerlo mal y en Veracruz, en gran medida lo que se ha hecho es hacerlo muy mal”, enfatizó al llamar a manejar bien las áreas, entre ellas las ganaderas y de producción de alimentos.

Asimismo, aunque dijo desconocer los llamados megaproyectos de minería tóxica, hidroeléctricas, fracking, entre otros contemplados a realizarse en el estado de Veracruz, José Sarukhán Kermez precisó que la minería a cielo abierto es sin duda la más nociva.

“La sociedad debe informarse… Yo creo que la sociedad debe tomar la responsabilidad de aprender y actuar y hacer oír su voz en las cosas que no quiere que ocurran o en las que sí quiere que ocurran porque son benéficas. No conozco los proyectos, la minería puede ser bien hecha, puede ser mal hecha, si es una minería a campo abierto que además va a contaminar, va a generar una serie de residuos tóxicos, pues desde luego que no es la que más debe haber”.

LeticiaCruz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO