Petróleos Mexicanos (Pemex) pone “trabas” para evitar pagar la indemnización a los pescadores de la congregación de Tonalá y Muelle, afectados por el solvente derramado el pasado viernes en el río Agua Dulce.

 

 

A pesar que desde el día miércoles iniciaron con las gestiones ante la coordinadora de atención ciudadana, personal de la ex paraestatal petrolera, se negó a recibir el oficio de petición, argumentando que les faltaba documentación que avalará la personalidad de las 12 cooperativas que representan.

 

“Personal de Pemex no quería recibirnos el oficio donde pedimos que seamos indemnizados por la contaminación del río Agua Dulce el cual desembocó en el Tonalá, matando a centenares de peces; nos pidieron, acta de nacimiento y hasta la libreta del mar, solo para recibirnos el oficio que redactamos”, refirió uno de los afectados.

 

Detallaron que no es nuevo que Pemex, trate de mala manera a los pescadores, debido que es un recurso para poder intimidarlos y así, evitar que sigan con la petición de sus demandas.

 

Luego de 24 horas y tras cumplir con una serie de requisitos, por fin, hasta la tarde de ayer, la ex paraestatal, recibió la documentación de los afectados.

 

Los representantes de las 12 cooperativas y cuatro permisionarios, advirtieron que están cumpliendo con el procedimiento de gestión, pero en caso que no se les tome en cuenta, movilizarán a los 600 pescadores que integran este sector para tomar las instalaciones de Pemex, al estar cansados que siempre se les ignore.