En la era donde cada vez menos mujeres desean ser madres, surge un caso que ha despertado el asombro en las redes sociales. Y es que una chica prefirió continuar y hacer público su embarazo que mantener su título superficial como Miss Universo. Se trata de Joyce Prado, quien fue destituida de esta etiqueta social cuando anunció su embarazo de dos meses con su pareja, el modelo paraguayo Rodrigo Giménez.

Y es que este tonto pero prestigioso concurso de belleza exige a las competidoras requisitos como no tener hijos, no exceder los 28 años, tampoco estar casadas, divorciadas, separadas o cualquier otro estado civil distinto a la soltería.

Joyce, al incumplir un requisito, perdió el título actual que mantenía de Miss Santa Cruz y Miss Bolivia Universo 2018. Y es que dicha situación pareciera un caso más de discriminación contra las mujeres embarazadas; sin embargo, ellas deberían renunciar a ese tipo de certámenes, donde son vistas como meros objetos de belleza para deleitar y entretener a distintos públicos en el mundo.

LBP Noticias