Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

    

“A lo más que puede aspirar el hombre, es a conocer las Leyes de La Naturaleza; y someterse a ellas”.  Anaxágoras (500 – 428)

 

Cada Planeta tiene sus propias Leyes.  Las Leyes de Júpiter no son las mismas que las de Marte o Saturno.  Todos los Planetas tienen Leyes diferentes; y quienes en uno de eso Planetas vivimos, como los humanos en La Tierra -de ahí sacaron los religiosos el cuento de que Dios está en todos lados; pues sí- tenemos que respetarlas; a querer o no…

Porque todo lo que va contra Natura, va mal.  Por eso los antiguos Griegos representaban a los Planetas como dioses poderosos e inmortales con diferentes características, e imponían sus propias Leyes que nadie las podía violar.  Enfrentarse a su ira era propio de aventureros temerarios que los desobedecían y pagaban las consecuencias…

Y sonará como a cuento; pero resulta que en este mancillado Continente, los dueños de estas tierras consideraban a La Madre Tierra como una Diosa fecundada por El Sol, y debido a ello es que brota la vida…

Todo esto lo traigo a colación, porque de regalo de domingo de pascua, llegó a México un libro titulado “Sodoma.  Poder y escándalo en el Vaticano”, del escritor francés Fréderic Martel…

Quien relata que después de entrevistarse con nuncios, cardenales, obispos, arzobispos y curas de 30 países, llega a la conclusión de que el 80 % de la comunidad vaticana es gay…

Y cita cualquier cantidad de casos dando nombres y datos en 635 páginas de las que consta el Libro; de las que nos dio un adelanto la revista Proceso…

El cuento del celibato, que inicialmente se inició para que los hijos no pudieran reclamar herencias, les ha servido como filtro para que solo lleguen los anormales que ya saben a lo que van.  Ya que de una comunidad de solo hombres -y luego misóginos- nada bueno puede esperarse…

Luego se cuelan algunos ingenuos, pero esos generalmente desertan a la hora de que se dan cuenta de lo que pasa.  Porque además, Martel afirma que los gay no son un Lobby, ni se trata de algunos disidentes, enfatiza que la homosexualidad en el Vaticano es un sistema…

De ahí a que al paso del tiempo se conviertan en pederastas, es solo un paso; pues están enfermos, y normalmente los enfermos van empeorando, que no mejorando. Y entendiendo por anormal todo lo que va en contra de las Leyes de La Madre Naturaleza…

Por cierto que en El Salvador, para no variar y confirmar que están enfermos, fue detenido un sacerdote de nombre José Venancio Boror Uz, acusado de agredir sexualmente a una menor de seis años…

No obstante, resulta que después de extensos estudios de “expertos” de famosas Universidades, como la de Carolina del Sur, han dictaminado que la homosexualidad se da entre los animales; y que además, según la OMS no es una enfermedad.  Solo que aún no han podido corroborar su hipótesis…

Pues hasta los más burdos e iletrados campesinos saben que poner dos machos junto a una hembra en celo, termina en la expulsión o la muerte de uno de los machos; y de la especie que sea.

Cambiando de tema…

 

Si Trump está interesado en invertir en el cuestionado Tren Maya como lo dijo nuestro Presidente.  Que por cierto aún no ha consultado -como lo prometió-  y ya hasta iniciaron los trámites para pagar las tierras expropiadas- en vez de festejar a semejante inversionista, es como para cancelar el proyecto…

Solo falta que el energúmeno ese del peluquín rubio vaya a ser accionista, a pesar de todo lo que nos ha dicho y hecho, como que más debería de designarlo como persona non grata.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.