En Puerto Peñasco, Sonora, un hombre de 50 años quedó atrapado durante casi 24 horas en un túnel que él mismo había cavado para espiar a su ex esposa.

Los celos de este hombre parecen haber llegado al extremo, pues estaba tan obsesionado con su ex pareja, que cavó un túnel para poder espiarla.

Griselda S.  y  el hombre habían mantenido una relación sentimental durante 14 años, pero fueron sus arranques de celos y violencia los que llevaron a la mujer a dejarlo e incluso a establecer una orden de restricción en su contra.

Griselda declaró que desde hace varios días había comenzado a escuchar ruidos extraños provenientes de su patio trasero.

Sin embargo, fue hasta la mañana del jueves que escuchó los lamentos de su ex y descubrió el túnel. Inmediatamente llamó a la policía y a los servicios de emergencia para reportar la situación.

Cuando los paramédicos llegaron, el hombre presentaba síntomas de deshidratación severa, intoxicación y debilidad. Afortunadamente, fue atendido de inmediato y ahora se encuentra fuera de peligro.

Con información de Excelsior