Desde el año 2017 se pedía la renuncia de Rocío López Guzmán, directora de Recursos Humanos del Instituto Veracruzano de la Cultura, quien en algún momento intentó correr a decenas de trabajadores del IVEC haciéndoles firmar un documento infame en el que reconocían haber causado daño al patrimonio cultural de ese instituto. De hecho, hace dos años se lanzó una petición por la plataforma Change.org en la que pedían la renuncia de esta funcionaria a la que consideraban una mujer déspota, insensible e intratable.

Pero no la renunciaron, aunque se evitó que llevara a cabo su cometido de despedir a empleados que tenían toda su vida trabajando en el IVEC. Recientemente reportamos las injusticias al maestro Milburgo Treviño, su cerrazón ante los empleados de Publicaciones y más recientemente las injusticias a Francisco Gali, al que pretenden quitarle el 60% de su sueldo, cuando el maestro lleva un tratamiento de fibrosis pulmonar.

Pues resulta que después de más de dos años de que se pidiera la destitución de esta funcionaria, finalmente este lunes Rocío López Guzmán entregó su renuncia a Silvia Alejandre, quien al parecer escuchó las quejas de los trabajadores, algunos de los cuales la han acompañado en los muchos años que ella ha laborado para esta institución. La renuncia le fue aceptada por lo que la nefasta jefa de Recursos Humanos tomó sus cosas y salió por la puerta de atrás. 

LBP Noticias