El Servicio de Administración Tributaria (SAT) observa de cerca a los profesionistas que evaden impuestos, en especial a los médicos, ya que generan un quebranto fiscal mayor a tres mil 400 millones de pesos.

Según el estudio Evasión en Actividades Profesionales, elaborado por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), los profesionistas de las distintas ramas de la salud incumplen sus obligaciones fiscales al aprovechar la dificultad para rastrear el uso de efectivo.

Además, no entregan facturas por todos los servicios que brindan, por lo que no informan al SAT la totalidad de sus ingresos.

El ITESM analizó un total de 195 mil 403 médicos y encontró que 21 mil 420 de ellos no presentaron su declaración anual en 2016, aun cuando tenían la obligación de hacerlo.

Aunado a lo anterior, los que sí presentaron su declaración en ese año, tres mil 292 lo hicieron sin información.

Probablemente, los médicos incurran en evasión fiscal por exageración de gastos, subestimación de ingresos o una combinación de ambos”, detalla el estudio.

 

Fuente: Excélsior/