En su momento, cuando se anunció la instalación de mil 324 videocámaras en toda la entidad veracruzana, parecía una buena idea que muchos veracruzanos celebraron ante la urgencia de hacer algo para disminuir la inseguridad que se vivía en Veracruz.

Un primer foco de alerta se encendió en esa época cuando se dio a conocer que la empresa contratada para la instalación de las videocámaras, la empresa Comtelsat, tenía denuncias de fraude en PEMEX y por lo mismo había sido inhabilitada por la Secretaría de la Función Pública.

A pesar de ello se contrató a esta empresa y ahora resulta que la empresa no cumplió. El secretario de Seguridad Pública dice categóricamente que de las mil 324 cámaras de videovigilancia supuestamente instaladas en todo el estado, sólo funcionan 695.

En Pánuco de 293 cámaras instaladas sólo funcionan 88, en Poza Rica de mil 100 sólo funcionan 10, en Xalapa de 679 sólo funcionan 339, en Veracruz de mil 196 sólo funcionan 435, en Coatzacoalcos de 990 sólo funcionan 62.

¿Qué es lo que pasó? ¿Hubo negligencia o fraude? De ser fraude, ¿estuvo coludido el gobierno de Yunes Linares o fue la empresa la que engañó al gobierno de Veracruz?

Las respuestas a estas preguntas deben surgir a partir de una investigación seria, porque estamos hablando de más de mil millones de inversión para un proyecto que sólo está rindiendo en un 26 por ciento.

LBP Noticias