Unidades del transporte público en general han aumentado unilateralmente sus tarifas. Basta abordar un taxi para constatar que la tarifa mínima pretenden cobrarla los abusivos ruleteros en 30 pesos. Ahora son los camiones del servicio urbano los que ya no están respetando la tarifa preferencial que tienen convenida para los estudiantes.

Si se han atrevido a modificar por sus propios atributos lo que oficialmente tienen suscrito, quizá sea porque pretenden aprovechar alguna coyuntura que han visto y piensan que el Gobierno del Estado no se atreverá a meterlos al orden.

¿Usted qué cree? ¿Se atreverá Tránsito a detener unidades? ¿Le harán caso para negociar? O ¿simplemente serán autorizados de aumentar el costo del pasaje?