ColumnaSinNombre
@pablojair
 
+ Marcha de estudiantes contra camiones de pasaje.
+ Muy baja participación en elección del PRI estatal.
+ Había hasta morenistas en el padrón del tricolor.
 
Como van las cosas, ya nomás quedan MORENA y el Verde.
–Chopenjawer
Llegó la Guardia Nacional a Veracruz. Otra corporación, otro cuerpo más al que tendremos que darle el beneficio de la duda para que muestre su eficiencia o ineptitud.
Sólo digo que mientras no se vea una estrategia clara, liderazgo probado y el uso de inteligencia/información para el combate al crimen, seguiremos en lo mismo, así sigan creando cuerpos de élite, comandos tipo Rambo o hasta traer a los mismísimos Avengers… (Chingao, pinche Tony; si ya te extraño, cabrón)
La Guardia Nacional nos recuerda que desde hace tiempo se han creado corporaciones que en el fondo terminan con las mismas prácticas y los mismos vicios por más armamento, vehículos y maquillaje le pongan al asunto. Sí, quizás hayan mejorado y se hayan modernizado algunas cosas, pero llegamos al extremo de sacar a las calles al Ejército y a la Marina para combatir problemas que anteriormente no había.
Ojalá con la Guardia Nacional no pase lo mismo como cuando se anunció con bombo y platillo la Policía Federal Preventiva (PFP) en épocas de Ernesto Zedillo y que desarticuló la muy prestigiada Policía Federal de Caminos. De ahí pasamos al Foxismo y su creación de la Secretaría de Seguridad Pública, dependencia en la que falleció uno de sus amigos más cercanos en un helicopterazo y se incrustó al conocido veracruzano Miguel Ángel Yunes Linares para prácticamente darle el mando de toda la Policía Federal.
Llegó el Calderonismo y para la vox populi fue muy común la hipótesis de que la violencia masiva comenzó a raíz de que Calderón toma el poder y para legitimarse como Presidente saca las fuerzas armadas a las calles para combatir al narcotráfico. De ahí que el avispero se alborotara y creciera la influencia en el país de uno de los narcotraficantes más poderosos: Joaquín “El Chapo” Guzmán.
Fue con Peña Nieto que se anunció la creación de la Gendarmería Nacional, que no se sabe exactamente qué pasará con ella.
A nivel estatal también han habido anuncios para la creación de corporaciones como el Agrupamiento Tajín y la Fuerza Civil; esta última creada en el Duartismo y que fue una colaboración entre la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) a cargo de Arturo Bermúdez y la Marina Armada de México, que entrenó a cadetes de alto nivel para crear este grupo de élite, pero que a su vez desplazó a muchos elementos de carrera en la Policía Estatal.
El “Cascarita” Yunes, en sus dos años de gobierno, trajo la Policía Militar, que tampoco tuvo mucha gloria.
Este reemplazo de policías de la vieja guardia con mandos nuevos (regularmente de origen castrense sin experiencia en el ámbito civil) ha sido la nueva tendencia en materia de seguridad en los últimos años. Tanto así que la Guardia Nacional creada por el presidente López Obrador tendrá un mando militar.
Acá en la aldea apareció de la nada un secretario llamado Hugo Gutiérrez Maldonado del que sólo se sabe que es originario de Monterrey y le gusta tomarse fotos disfrazado de Policía con armamento, chaleco antibalas y toda la cosa. Hasta ahorita se duda que vayan a crear otra corporación, porque fue evidente que siempre el plan fue esperar la llegada de la Guardia Nacional como la solución a los problemas en Veracruz.
¿Pero qué pasa en el estado? ¿Por qué de repente estos aumentos de la violencia dignos de estudio antropológicos y sociales? ¿Por qué matan niños? ¿Por qué tanta ejecución así como si nada?
Una hipótesis que se plantea es que muchos de estos grupos delincuenciales (algunos también en su momento fueron destacados policías) están totalmente fuera de control por la falta de mandos contundentes.
Gente que –en el caso de los ex policías– aprendió a resolver de los oficiales viejos, de los oficiales mañosos; “esas ‘mañoserías’ se volvieron maldades cuando empezaron a recibir dinero, cuando se les empezó a hacer fácil la cosa. Gente muy participativa, pero que cayó en la lana fácil”, nos dice un viejo jefe policiaco de la SSP.
En este sentido –comenta– hay historias de elementos de la SSP en la región de Orizaba que incluso tenían su propio grupo de asaltantes vestidos de civil y que obviamente no eran detenidos por la policía.
–A ver… ¿pero son ineficaces?
–No puedes decir que sean malos; simplemente están sin control. Estuvieron bajo las órdenes de los policías de carrera de SSP, de la vieja guardia, y nunca dieron problemas. Resolvían a su manera y no daban problemas. Muchos se corrompieron por la falta de mando de la Secretaría, porque tuvieron mandos de peso con quienes no te podías salir de control y se iban haciendo una formación.
El problema (al menos uno que se puede identificar de tantos) es que cuando se muestran eficientes para los nuevos mandos sin experiencia, aparte de mostrar que también se puede hacer dinero y detenciones, pues el mando va a estar feliz y dejar que los jefes policiacos ya mañosos hagan lo que quieran.
Como ejemplo hay historias de policías estatales que se dedicaron en el pasado a asaltar camiones de Elektra, especialmente en la zona de Perote. Todavía, como para completar la farsa, reportaban a los altos mandos que efectivamente habían asaltado una unidad y que había sido encontrada: algunos de los enseres domésticos terminaban en rifas del Día del Policía.
El colmo ha sido que unidades de la Secretaría de Seguridad Pública –como vehículos utilitarios para trasladar a altos mandos o camionetas que usaron de patrulla– eran vehículos robados en asaltos a mano armada a particulares o las unidades nodrizas. Lo anterior incluso se sabe que ocurrió como anécdota en una ceremonia encabezada por el entonces gobernador Miguel Alemán Velasco, cuando uno de los invitados gritó ante los presentes que había reconocido un Jeep que le había sido robado y estaba ahí en pleno evento.
El asunto es que ya tenemos Guardia Nacional en Veracruz (al menos, a medias) y es nuevamente la llegada de otra corporación a la que esperemos no se trate de una “chaineada” para que parezca nueva.
El asunto es que deben ya haber acciones firmes y contundentes que muestren el peso del Gobierno de Veracruz y no estar esperando a que venga López Obrador para salirnos con la cantaleta de siempre: que se va a combatir la corrupción, que habrá presupuesto para Veracruz; que “contra el pueblo nada, con el pueblo todo”; que le levanta la mano a Cuitláhuac como si estuviésemos en campaña todavía, mientras Veracruz trae el Jesús en la boca.
En los últimos años corporaciones van y corporaciones vienen, pero mientras andan paseando a la tropa, los que ya sentaron sus reales son esos grupos fuera de control que se apoderaron de plazas como la de Coatzacoalcos y Minatitlán, justo en la zona donde quieren hace el famoso proyecto interocéanico.
A ver cómo nos va.
NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Que este lunes marcharían estudiantes de la Universidad Veracruzana y la Benemérita Escuela Normal Veracruzana, en Xalapa, para protestar por las medidas que han tomado los propietarios de camiones de pasaje de no respetar el descuento a estudiantes. En este tema, por parte del Gobierno de Veracruz –no sorprende– ha habido una tibieza impresionante a sabiendas de que este asunto impacta directamente a un amplio sector de la sociedad que incluye a los jóvenes y a los más grandes de edad. Sólo aventaron un “tuiter” para decir que los reporten a un número telefónico y un boletín pedorro… De veras, qué huevos tan tibios tienen en Palacio; a ver si los pelan los camioneros.
OTRA NOTA: Con una muy baja participación del padrón de militantes –de apenas el 20%– el nuevo dirigente estatal del PRI será el regidor de Veracruz, Marlon Ramírez Marín, a quien algunos vinculan con el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, así como al grupo de la diputada federal Anilú Ingram Vallines. Hay versiones entre los priístas que la línea llegó desde el Altiplano, con la bendición de Claudia Ruiz Massieu como presidenta del Comité Ejecutivo Nacional y Miguel Osorio Chong como líder moral desde el Senado. La primera impresión es que el ex Gober Cascarita ya metió las manos al tricolor, como así las tiene actualmente en el PAN y el PRD, lo que ya se verá si fortalece o debilita al partido, pero hay quienes apuestan que esto terminará de extinguir a lo que queda del PRI en Veracruz.
LA ÚLTIMA PORQUE HAY QUE LLORAR POR LAS PÉRDIDAS DE LOS AVENGERS Y GAME OF THRONES: Por cierto que el padrón fue precisamente uno de los temas más criticados en la elección interna del PRI, pues ya se rumoraba que dicha base de datos no estaba actualizada y era del 2014. De hecho en esa lista aparecen todavía ex militantes que ya habían renunciado y hasta el subsecretario de Finanzas actual, Eleazar Guerrero Pérez, uno de los personajes políticos más cercanos al gobernador Cuitláhuac García Jiménez y uno de los imprescindibles en la actual administración morenista.