Agencias/Sociedad 3.0

Margarita Ríos Farjat, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), realizó varias actividades durante su vista a la ciudad de Monterrey.

En reunión realizada con el Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas, expresó los retos operativos, sociales y culturales para seguir consolidando un sistema tributario que permita el cumplimiento ágil, sencillo y de oportuna fiscalización.

Señaló que aun cuando hay muchos mexicanos cumplidos, existe poca confianza en que pueda acabarse con la evasión en esta generación, por lo que se dialoga con la Secretaría de Educación Pública (SEP), para que se empiece a educar desde primer grado de primaria sobre política fiscal.

“Estamos en pláticas con la Secretaría de Educación, para que sea desde primero de primaria, con visión pedagógica sobre el civismo fiscal para inculcar la cultura del cumplimiento”, mencionó.

Agregó que el SAT está implementando estrategias para combatir la compra y venta de facturas apócrifas que se han vuelto un problema que propicia la evasión de impuestos.

Señaló que la compensación universal se eliminó precisamente porque se abusó de este esquema y que a medida que se incrementó su uso, se incrementó también la evasión por el uso de facturas con operaciones simuladas.

Agregó que el problema de la compraventa de facturas apócrifas es un fenómeno que todos sabíamos que estaba pasando “y todos nos lavábamos un poco las manos, como si el problema no fuera nuestro, de todos”.

Señaló que lo ideal sería volver a la compensación universal, pero significaría que ya tenemos otros contrapesos, otra realidad, que ya la sociedad tenga conciencia, que ya todos somos solidarios de no permitir la evasión fiscal.

Desde el punto de vista cultural, dijo, cuando una sociedad condena la evasión de los impuestos, vive una cultura de cumplimiento, y los convencionalismos sociales rechazan a la persona que no cumple.

Pero cuando lo que se privilegia es lo contrario, cuando se vive en una cultura de evasión, el que cumple es visto como un tonto, es rechazado.

Respecto a los impuestos, Ríos Farjat subrayó que el dinero que está en nuestro bolsillo con la etiqueta de impuestos no es nuestro pues ya está etiquetado y es de la Nación.

Finalmente, comentó que se han recibido más de 130 mil solicitudes para adherirse a los beneficios de la disminución de IVA en la frontera y más de 18 mil para el caso del ISR.