Dialogando

Por: Abel Domínguez Camacho

 

En la entrega anterior https://dialogandoconabel.blogspot.com/2019/05/crecimiento-y-desarrollo-la-agenda.html recreando el librito insistí que el crecimiento económico se mide por el porcentaje en que se incrementa el Producto Interno Bruto (PIB), este a su vez, está en función del consumo, la inversión, el gasto público, las exportaciones y las importaciones”; cuando estas variables se contraen y/o se expanden como consecuencia de las diferentes políticas públicas o por estilo de gobierno, de manera natural se verá afectado el PIB.

Una inversión importante para la economía tiene que ver con los desarrolladores inmobiliarios-entre muchas otras-que generan en su entorno una gran variedad de actividades y derrama económica, desde las distribuidoras de estructuras, de materiales de construcción y eléctricos, de decoración, de servicios de vigilancia y limpieza…así como aquellas que tiene que ver con servicios educativos y alimenticios, pasando por los servicios financieros y bancarios, el trabajo de los valuadores, hasta las actividades de los notarios públicos y la administración fiscal y del uso de suelo.

Seguramente me quedé corto en describir las actividades relacionadas con la inversión de los desarrolladores inmobiliarios y  la gran variedad de la derrama económica que se desprende de una inversión de este tipo, pero lo que si me queda claro es la generación de empleos y el incremento en el valor agregado de la economía, como en otras ramas de la economía; los que se quedarán cortos son los inversores de este rama de actividad ante la incertidumbre que generan la modificaciones al artículo 60 de la Ley Constitucional de los Derechos Humanos y sus garantías en la Cd. De México. Los expertos como Morales Lechuga y otros estarán dando cuenta de ello.

Morales Lechuga insiste en que es una invitación a la invasión https://www.eluniversal.com.mx/articulo/ignacio-morales-lechuga/nacion/el-derecho-invadir-lo-que-se-avecina, pienso que el espíritu de la ley y de las autoridades responsables de su aplicación es generar certeza jurídica para TODOS los involucrados, para el caso arrendador y arrendatario (arrendar como sinónimo de rentar), las modificaciones de marras no parecen cumplir con esa equidad.

En este contexto, los inversores de la industria inmobiliaria y en general toda persona que tiene derecho a la propiedad privada, para su uso o explotación, está frente a una descomunal incertidumbre, a partir de ahora, en la CDMX estarán expuestos a que, de así decidirlo, el arrendatario le deje de pagar y los lleve a juicio bajo diferentes causales. Mal negocio para los propietarios actuales y potenciales.  

Más allá de excepcionalidad que se pueda exhibir en los casos de desalojo, ahora las personas que serán desalojadas tienen derecho a: No ser discriminadas; la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos consagra el mandato de no discriminación en el Artículo 1 Constitucional: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.”.

Con 11 motivos de discriminación como mínimo, ¿Cuál te gusta para que te la hagan cansada? No pago y hágale como quiera, pasa y pasará con mayor frecuencia.

También tienen derecho a que se estudien todas las demás posibilidades que permitan evitar o minimizar la necesidad de recurrir a la fuerza,  “que se estudien” ¿le corresponde a la autoridad o a los propietarios del inmueble?; también tienen derecho a la debida indemnización en caso de ser privados de bienes o sufrir pérdidas inmateriales. Ya en el proceso de desalojo, ¿de qué manera se acredita la pérdida de bienes? Es tú palabra contra la mía, más el ingenio del mexicano y peor aún, ¿cómo se tipificará lo inmaterial y cómo se medirá? Indemnización por pérdidas inmateriales, puff cuanta incertidumbre.

[…] incluye la obligación del juez de dar audiencia a las personas que puedan ser objeto de un lanzamiento de su domicilio. Más allá del enorme trabajo para los juzgados, ello implica la consideración de tiempos que se alargan y alargan sin vistos de solución, una gran pérdida de tiempo y dinero. Más incertidumbre para los inversores del ramo.

Una basta literatura evidencia que la CDMX tiene muchas historias de desalojos, especialmente en el centro de la ciudad y algunas colonias que han protagonizado casos de injusticias, lo mismo pasa en las diferentes ciudades del país. Evidentemente que es de alta prioridad hacer justicia pero, justicia para todos, velar y defender los derechos humano de todos, sin polarizar. ¿Dónde quedan los derechos humanos de los derechos humanos?

Llamado urgente: ¡es importante dejar de polarizar a la sociedad!