Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes, aseguró que durante la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador no se construirán “grandes obras” para perpetuar la memoria de este gobierno.

En el municipio El Nayar, Nayarit, subrayó que terminar y poner en operación obras que “independientemente” de que hayan sido “concebidas” e iniciadas en otras administraciones, “y quedaron inconclusas por cualquier causa”, son de utilidad para la sociedad.

“No se trata, en el gobierno de la cuarta transformación, de aplicar recursos para construir grandes obras, para perpetuar la memoria de una gestión, sino de dar valor de las inversiones hechas y que no llegaron a sus términos, ser leales al compromiso adquirido del servicio público”, exclamó.

Durante este acto realizado en la comunidad de Jesús María, el funcionario federal anunció que este año se concluirán un par de carreteras en Nayarit, que tendrán una inversión de casi 200 millones de pesos.

Respecto al eje interestatal Ruíz–Zacatecas, detalló que esta obra cuenta con una longitud total de 479 kilómetros y ya ha tenido una inversión de mil 591 millones de pesos.

Explicó que la actual administración federal aportará 88 millones de pesos para terminar los más de 7 kilómetros restantes, a partir de la comunidad de Jesús María.

Respecto a la segunda obra, la carretera Tepic–Durango, Jiménez Espriú puntualizó que este eje interestatal tiene 290 kilómetros y ha tenido una inversión de mil 142 millones de pesos.

El secretario de Comunicaciones aclaró que para entrar en operación esta autopista, están pendientes por construir tres puentes y dos y medio kilómetros de carretera que requieren una inversión de 95 millones de pesos.