Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com 

Como si realmente se hubiera hecho un descubrimiento importante, la UV -francamente de capa caída con los últimos rectores- da a conocer mediante el académico investigador del Instituto de Salud Pública, Benno George Álvaro de Keijzer Fokker…

 

Que las mujeres son las responsables de los feminicidios y los crímenes de odio; que estos son los costos de la masculinidad hegemónica y que ésta es transmitida a los varones desde pequeños…

En pocas palabras, que las mujeres son las responsables de criar hijos machistas, golpeadores y demás; lo que siempre se ha dicho.  Pero en el fondo las féminas no son las garantes directas de semejantes comportamientos que se traducen en enseñanzas absurdas; sino las religiones, todas misóginas…

Muchos de los hoy santos, papas, padres y doctores de la secta judía de Roma, conocida como la igle$ia católica, han dicho cualquier tipo de barbaridades en contra de las mujeres…

Y sería ocioso enumerar los insultos y vejaciones que a través de la Historia han proferido en contra de ellas; y que son retomadas al pié de la letra por sus seguidores…

El libro “El Aborto y las Religiones”, editado en los EE.UU. y registrado en La Biblioteca del Congreso de la Unión, en Washington, con el número 2015901615 -que se puede pedir por la Internet.  Amazon lo tiene- hace una recopilación somera de las declaraciones por demás misóginas de los citados religiosos…

Son de escándalo; y solo el masoquismo en su más clara expresión, hace suponer su infantil devoción hacia lo que no existe.  Como los niños con el Conejito de pascua o con Santa Claus…

Francois-Marie Arouet, más conocido como Voltaire (1694 – 1778) “Solo comprenden los misterios de la religión, quienes han perdido la capacidad de razonar”

Cabe entonces aquí señalar la diferencia entre macho y machismo: Macho es todo aquél individuo del reino animal que ve, protege y procura a la hembra.  Y en veces a la prole; pero no siempre…

Siendo aquí pertinente recordar las palabras de Ludovico Ariosto (1474 – 1533) “El hombre es el único animal que daña a su pareja”…

 

Vergonzosa sentencia que pone hasta el fondo del reino animal a los que a sí mismos se dicen hechos a imagen y semejanza de su Dios.  Sobre todo si entendemos que los hombres y las mujeres somos diferentes; y, para ser más claro aún, ni siquiera nos parecemos -afortunadamente- …

Los hombres y las mujeres, como sucede en todo el reino animal, no somos iguales; somos complementarios.  Y por consiguiente no podemos tener los mismos derechos ni obligaciones…

Lo que han entendido civilizaciones más evolucionadas, como las nórdicas, en donde las mujeres, por el mismo salario, trabajan menos horas.  Y con relación a las jubilaciones y los embarazos, hay grandes diferencias; no se diga en las prestaciones laborales de cada cual…

El problema del porqué las mujeres se acercan a los religiosos, radica en que ellas no pueden depositar su confianza en los hombres, debido a la clase de porquería que somos -ellas son sutiles- y en consecuencia se refugian en las religiones y sus inventados dioses…

Todas dirigidas por quienes quieren pasar por buenos; y a resultas son los peores charlatanes que existen.  Son más malos que los políticos y los banqueros; lo que ya es decir bastante…

Porque si los primeros trafican con los dineros, los segundos trafican con el espíritu, al que someten y consecuentemente hacen pedazos; pues “Quien sigue el camino de otro, nunca encuentra el suyo”.  Pitágoras (569 – 475)…

 

Que es en lo que se aplican todas las religiones; en conseguir adeptos, a los que encima de todo les llaman su rebaño.  Porque llamarles ato, que viene siendo lo mismo, podría molestarles…

También es oportuno mencionar que en La Madre Naturaleza, las hembras son las que escogen al macho y seleccionan siempre al que tiene más aptitudes como valor, belleza, fuerza, para que estos sean transmitidos a su descendencia…

Y lo mismo sucede con las mujeres; solo que por las estadísticas de los divorcios y del número de madres solteras que hay, no parecen hacer muy bien eso de escoger pareja.  Y no es porque estén equivocadas al elegir…

Lo que sucede es que todos aprendemos con los ejemplos; no con las palabras y las recomendaciones y consejos; y son precisamente las madres quienes se los transmiten a sus hijos.  Y los ejemplos que les damos a las juventudes, no son precisamente edificantes…

Ciertamente que no podemos vivir sin las mujeres -biológicamente no subsistiríamos- toda vez que no existirían ni siquiera los buenos modales.  Y la vida, en el caso de que pudiera seguir existiendo, sería muy aburrida…

No tendría caso luchar por una meta, si esa meta no la puedes compartir con una mujer.  ¿A quien entregarle entonces el triunfo, si no es a una mujer por la que se lucha?…

Sin dejar de reconocer que hay unas que… como la Presidente de los Derechos Humanos en Veracruz, la señora Namiko Matzumoto, digna representante de todo lo que no debería un servidor público, pero especialmente una mujer.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.