El desperdicio de la comida que ya no se consume, así como las frutas o verduras que se echan a perder cada día son un problema para México. De acuerdo con Banco Mundial de Alimentos con toda la comida que tira México se podría alimentar al menos a 7.3 millones de mexicanos en estado de pobreza. Cabe recalcar que en nuestro país hay aproximadamente 53.4 millones de personas en estado de pobreza. Este tiradero de alimentos se da por falta de calidad, así como traslados inadecuados y, no menos importante, productos en mal estado.

Lo que no puede faltar en una mesa mexicana antes de comer son las tortillas, pero este alimento derivado del maíz ocupa el primer lugar de desperdicios con 2.8 millones de toneladas tiradas, que más o menos sería el 28.7 por ciento de la producción nacional. En segundo lugar, lo ocupa con 2.6 millones de toneladas desperdiciado el pan blanco. Ocupando el tercer puesto se lo lleva la leche blanca, se tiran al menos 4.5 millones de litros. Con 1.3 millones de toneladas tiradas a la basura el cuarto puesto lo tiene los huevos de granja y rancheros. En el quinto puesto tenemos un cítrico hablamos de la naranja llegando a tirar 927 mil toneladas. En el sexto puesto tenemos otra fruta y esta es el tomate desperdiciándose al menos 925 mil toneladas de jitomate cifra realmente alta si vemos los precios del jitomate actualmente en algunos estados de la república. El séptimo lugar lo tiene la carne de res con 552 mil toneladas. El octavo lugar se lo lleva la carne de pollo tirándose un total a la basura de 275 mil toneladas si pusiéramos toda esa cantidad en un tráiler tendrían que ocuparse 19 para este producto. En noveno lugar se encuentra el pescado un alimento rico en vitaminas hidrosolubles como liposolubles teniendo estas propiedades es desperdiciado se tira, un total de 99 mil toneladas de pescado. En el último lugar se encuentra la carne de cerdo tirándose a la basura un monto de 41 mil toneladas. Todas estas cifras se tiran anualmente de acuerdo a datos recabados de la Banca de Alimentos

Aparte de las grandes cantidades de comida desperdiciada el impacto económico es muy grande, tanto que con el dinero que se tira en comida, 400 mil millones de pesos, se podría tener un presupuesto doble para diferentes Secretarías del país como la Sagarpa y Secretaría de Desarrollo informo la Conacyt. Es por eso que vendedores de las centrales de abasto deciden regalar las frutas y verduras que sobra a los locatarios, desde el año 2015 esto se dio gracias al Banco de Alimentos.

LBP Noticias