En Chiapas no se andan por las ramas, tampoco van a esperar a que se haga un referéndum para ver si sus autoridades merecen o no continuar con el puesto público que el voto les ha otorgado. En Chiapas de plano, si un alcalde no les cumple, pues lo escarmientan para que se dé cuenta que quien manda en un municipio es el pueblo. En la comunidad de Siltepec, Chiapas, muy cerca de la frontera con Guatemala, los habitantes acudieron al palacio municipal, sacaron al alcalde Pedro González Arriaga y lo amarraron a una estructura de acero.

Los habitantes de Siltepec dicen que están hartos de que el alcalde no les cumpla lo prometido en campaña. Ellos reclaman que el dinero del municipio que es para obras en el pueblo sólo se lo está gastando en la presidencia municipal. Esta vez sólo lo amarraron, pero para la otra dicen que “lo van a trasquilar como borrego”, y así será hasta que cumpla con todos los compromisos que firmó y que hasta el momento “nomás no cumple nada”.

Por supuesto, no estamos de acuerdo con estos métodos de presión, sin embargo, entendemos a los ciudadanos de un municipio cuando su alcalde no cumple con las promesas que hizo en campaña. Algo semejante pasa en Xalapa, donde el alcalde Hipólito Rodríguez tampoco ha cumplido con sus promesas. Nada más que acá no lo vamos a amarrar a un poste.

LBP Noticias