“Nosotras, las madres, les enseñamos cómo encontrar a nuestros hijos, hemos utilizado nuestras manos, uñas para rascar la tierra, bajar al mismo infierno a buscar a nuestros hijos y cuando hemos mirado al cielo también hemos implorado encontrarlos. No buscamos a un hijo, todas buscamos a los miles de desaparecidos”, reclamó Marcela Zurita Rosas del colectivo Solecito Córdoba.

Dijo que ninguna clase de reparación puede mitigar, subsanar ni mucho menos acabar con el dolor que padecen por la ausencia de sus hijos.

Sin embargo consideró que el Estado tiene la obligación de hacer todo lo que esté a su alcance para evitar que su dolor sea más grande, “no puede deshacer lo que ya ha pasado pero sí puede evitar que nuestro dolor y sufrimiento sea más grande y ya no siga pasando”.

Refirió que las violaciones a derechos humanos no son un fenómeno exclusivo del estado de Veracruz o el país, pues allí donde hay desprecio a la dignidad humana hay violación a los derechos humanos.

Pero además la Constitución Mexicana y los Tratados Internacionales que rigen la vida en sociedad establecen que es el Estado quien debe velar por los derechos humanos, y en caso de ser violados las víctimas deben acceder a una reparación integral para mitigar los daños sufridos y el dolor que viven día a día.

Durante la presentación del Informe 01/2019 de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, dijo que ese trabajo le permitirá a las víctimas exigir sus derechos con mayor precisión y fuerza pues es necesario que se le diga a las autoridades qué han hecho mal y qué les falta por hacer.

Si la autoridad desconoce qué es lo que deben hacer y dejar de hacer, las familias no lo van a permitir porque prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a derechos humanos, no es su responsabilidad sino del Estado “y cada que sea necesario, se los haremos saber”.

Ariadna García/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO