«Somos los que más estamos aprovechando el sargazo y todo es por un fin, ayudar a las personas de bajos recursos». Con estas palabras un inventor mexicano decidido crear las primeras casas hechas de sargazo. El problema del sargazo se ha vuelto un dolor de cabeza para el gobierno de Cancún Quintana Roo y es que esta alga ha hecho que el turismo en las playas paradisiacas de Cancún esté disminuyendo el número de turistas en mayor medida y se prevé, según expertos, baje un 30 por ciento en los próximos meses.

Con este novedoso invento mexicano se podría haber encontrado una solución para esta alga de tipo phaeophyceae en el orden de los fucales. La primera casa de sargazo fue construida en Puerto Morelos y fue donada para gente de escasos recursos. Omar Vázquez, presidente de Blue Green México, construyó estos ladrillos de sargazo con diferentes tipos de mezclas asegurando también que se pueden mezclar con madera. Omar recoge el sargazo ya sea del mar, en las playas y también el que se encuentre en estado de descomposición. Tras esto, el ladrillo ya formado se deja secar al sol por 10 días. Omar también asegura que la construcción de estas casas puede llegar a tardar poco más de veinte días.

Cabe resaltar que esta alga también afecta a la pesca local. Así como lo cuenta Omar, este ladrillo puede llegar a durar hasta 120 años siendo además resistente a las embestidas de las olas, así como tener un carácter térmico. En su totalidad son cuatro las casas hechas de sargazo, pero se dice que podrían seguirse construyendo edificios de esta índole. El principal motivo de esta nueva idea fue para beneficiar a la gente de escasos recursos que habitan la zona de Cancún, así como sus alrededores.

LBP Noticias