El régimen de López Obrador ha tenido ya varias marchas en contra, “marchas fifís” las llaman algunos, marchas de personas que no quieren perder sus privilegios, las llaman otros. Las primeras marchas no tuvieron el mayor eco, su convocatoria fue escasa. Cinco meses después de que López Obrador llegara a la presidencia se convocó a otra marcha, esta vez llamada Marcha del Silencio, convocada a través de las redes sociales, y que partiría desde el Ángel de la Independencia hasta el Monumento a la Revolución.

De inmediato los seguidores de Andrés Manuel descalificaron la marcha, llamándola nuevamente, “marcha fifí”, subiendo a las redes la misma foto de hace meses, donde se ve una escasa convocatoria. Sin embargo, hay que decirlo, esta marcha tuvo más, convocatoria. Los medios que cubrieron esta marcha, así como usuarios de las redes sociales han subido fotografías y videos de la Marcha del Silencio de este 5 de mayo. Por supuesto, no se puede comparar con las marchas a las que convocaba López Obrador, esas eran mega marchas, sin embargo, esta vez la convocatoria surtió más efecto y más personas acudieron.

La marcha también se replicó en diferentes ciudades, algunas fueron un rotundo fracaso, otras llenaron una plaza. A cinco meses del llamado gobierno del cambio, ya con este tipo de marchas que cada vez tienen más adeptos, ¿debería el presidente desdeñar a estos ciudadanos? ¿Debería ignorarlos y llamarlos minoría, llamarlos fifís? ¿No piensa gobernar para ellos?

LBP Noticias