A pesar de que el primer cuatrimestre en la gestión de Andrés Manuel López Obrador ha sido considerado como el más violento del que haya registro, incluso superando las cifras durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, los datos proporcionados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) han mostrado una leve mejoría en el ámbito de la seguridad ciudadana, indicando un detrimento en el porcentaje de homicidios dolosos durante el pasado mes de abril.

Con respecto a los meses anteriores, abril se consideró, según los registros, como el mes con menor cantidad de víctimas en lo que va del gobierno de AMLO, contando con una baja del 4.5 por ciento en homicidios dolosos con respecto al mes de marzo. En comparación al mes de abril de 2018 la cifra fue un 1.7 por ciento más baja. El registro más alto en cuanto a víctimas de homicidios de este tipo se dio en julio de 2018 durante la recta final del régimen de Peña Nieto. Desde el mes de enero, la cifra con respecto a este tipo de homicidios ha ido decreciendo paulatinamente.

Baja California encabeza la lista de los estados con mayor índice de violencia seguido de Guerrero y Colima. Por su parte los estados que en menor medida adolecen de esta problemática son Yucatán, Campeche y Quintana Roo. Estas estadísticas dan un cierto margen de beneficio de la duda para AMLO en su afán de reducir en lo posible la delincuencia y las víctimas de la violencia en el país. Esperemos, por el bienestar de la ciudadanía, que estos registros sigan mostrando datos favorables mes tras mes.

LBP Noticias