Después de investigar, las autoridades han llegado a la conclusión de que las tres personas linchadas en Playa Santa, ejido de Las Choapas, eran inocentes. Al parecer no hubo ningún secuestro, todo pudo haber sido una confusión o las consecuencias de la histeria colectiva que vive un pueblo muy castigado por la delincuencia organizada. Las primeras versiones decían que la confusión se dio cuando los implicados pidieron a un niño que les sirviera de guía. Al ver que el niño guía no aparecía, la población se preocupó y no faltó alguien que los alarmara, señalando lo del secuestro.

En realidad se detuvo a siete personas, todos ellos turistas, incluyendo al “brujo” que iba a hacer un ritual de sanación. Sólo a tres lincharon, dejando vivos a cuatro que están custodiados por la policía municipal. Hasta el momento no se han hecho denuncias formales sobre el caso.

Las investigaciones deben llevar a los supuestos “autodefensas” que asesinaron a los tres sujetos, lo mismo que a las personas que instigaron al pueblo. Hay cuatro testigos que sobrevivieron para contar su versión. Este caso es un ejemplo amonestador que nos debe llevar a entender que tomar la justicia en propia mano no lleva a nada bueno.

LBP Noticias