El primer error de Manuel Velasco fue haberle pedido a Joaquín López-Dóriga que filtrara su inminente llegada a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Pobre tonto, no entendió que López-Dóriga es un periodista estigmatizado por la Cuarta Transformación, y que tan sólo por no darle la razón al “Teacher”, López Obrador no nombraría a Manuel Velasco en Semarnat. Sume usted a eso la campaña de desprestigio en redes sociales en contra de Manuel Velasco, quien dicen, devastó la sierra lacandona y se quedó con millones de pesos que debieron ser utilizados para el medio ambiente.

Por si esto fuera poco, Víctor Manuel Toledo tiene todas las credenciales para ser el nuevo titular de la Semarnat: “Biólogo y doctor en Ciencias por la UNAM; profesor e investigador del Instituto de Ecología de la Máxima Casa de Estudios; Premio Nacional Medio Ambiente en el año de 1985; Premio al Mérito Ecológico en 1999; Premio Luis Elizondo del ITESM en el 2000; profesor invitado en la Universidad de California, Estados Unidos y en diversas universidad de Venezuela, Brasil, Ecuador, Cuba y España”.

La verdad es que Manuel Velasco, por mucho aprecio que le tenga López Obrador a los discapacitados, no podría llegar. Con ello se quedan como novias de rancho Alberto Silva y Javier Hererra Borunda, los hijos de Fidel.

LBP Noticias