Natalia Callejas, quien se ostentaba como sobrina de Juan Nicolás Callejas, sin serlo, tuvo poco menos de once meses para hacer de las suyas en Espacios Educativos de la SEV durante el gobierno de Javier Duarte; ella relevó a Pedro Montalvo en el cargo en enero de 2016. A los pocos meses, miembros del Colegio de Ingenieros ya estaban advirtiendo de las maniobras que la nueva funcionaria llevaba a cabo asignando directamente obra a un grupo de constructores con los que estaba haciendo jugosos negocios.

De hecho, los miembros del Consejo Directivo del Colegio de Ingenieros Civiles de Xalapa, A.C, mandó una carta a la Contraloría de aquel tiempo para señalar las muchas anomalías y transas que Natalia Callejas estaba realizando, pero nadie le puso el alto, sobre todo porque la funcionaria gozaba de la cálida protección de Javier Duarte.

En uno de esos puntos los que la acusaban anotaron: “Se están adjudicando obras rebasando los montos señalados en el presupuesto de egresos para la adjudicación directa, sin someterlos para la aprobación del comité de Adjudicación de Obras Públicas y Servicios Relacionados con ellas, observaciones que se han realizado en la reunión del comité y se nos ha ignorado, incumplimiento de los artículos 44, 45 y 51 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con ellas y el artículo 9 de fracción IX, X Y XI del Reglamento de la ley mencionada”.

Ahora, todo eso y más está saliendo a la luz. La denuncia que este martes se anuncia se ha hecho a la Fiscalía General de la República por parte de la Secretaría de Educación de Veracruz deberá llevar pruebas en contra de esta funcionaria que en 10 meses hizo su agosto, enriqueciéndose y enriqueciendo a muchos en su paso breve por Espacios Educativos. De allí salió su lujosa casa de dos pisos que visita para cuando pasa sus largos periodos vacacionales. Una casa con alberca en uno de los mejores fraccionamientos de lujo de San Antonio, Texas donde tiene su propia Suburban del año, su BMW de lujo y su Range Rover.

LBP Noticias