Contraesquina Política

Por: Fernando Martínez Plascencia

 

Ediles de Coatzacoalcos: Entrampados por Víctor Carranza

Cheva Cortés: Una mitotera que busca reflectores.

Disgustin Jiménez: Un inepto en la coordinación jurídica.

Coatzacoalcos, Ver a 21 de mayo de 2019

Hay mucha ignorancia de los ediles del ayuntamiento de Coatzacoalcos en ciertos temas relacionados con el pago de laudos laborales y sentencias del Tribunal Contencioso Administrativo en contra del municipio, ya que éstas son resoluciones de un juez, de una autoridad, las cuales deben acatarse, de lo contrario, podrían derivar en multas, encarcelamiento, y destitución, incluso de ediles.

Ignorancia porque al no emitir una postura en en torno a estos temas, demuestran-los ediles- que no le dan importancia a lo que solo una regidora, como la tal Eusebia Cortés, la Cheva,-íntima de la nefasta Rocío Nahle-viene manifestando sobre el pago a un ex funcionario montielista, señalando que “ellos solo están de adorno” dentro del cabildo, buscando culpables donde no hay.

Es de todos sabido que cuando se trata de pagar, debe someterse al cabildo, incluyendo al alcalde, y es de todos sabido que el síndico es el representante legal y encargado del Patrimonio Municipal, tal como lo señala la Ley Orgánica del Municipio Libre, y por lo tanto son los que dirimen estos asuntos, y están obligados a salvaguardar los intereses del ayuntamiento, y de respetar las leyes, sobre todo cuando viene de un juez.

En el caso del pago a este ex funcionario montielista-theurelista-joaquinista, los ediles, al callar, y permitir que la única mitotera en este cuento de los pagos a los laudos laborales condenatorios sea la tal Cheva, prácticamente demuestran ignorancia o indiferencia de lo que sucede al interior del cabildo, porque esta señora acusa sin fundamento a la síndica Yazmín Martínez Irigoyen de haber realizado un pago, cuando todos estaban enterados que el cheque emitido por el tesorero lleva la firma de Víctor Carranza,  así o más claro.

Eusebia, más conocida como la Cheva se desgarra las vestiduras diciendo que la síndica se toma atribuciones que no le corresponden en las funciones que tiene asignadas, demostrando con esto su ignorancia, porque la síndica está obligada por Ley a hacer lo que mejor convenga al ayuntamiento, sobre todo cuando pesa el embargo de las cuentas municipales sino se cumple con el pago ordenado por un juez.

Mucho se ha venido diciendo del pago que se le hizo al ex funcionario Jesús Moreno, despedido por el corrupto ex alcalde Marcos Theurel, y quien ganó la demanda que interpuso en enero del 2012, en contra del ayuntamiento, pero en este pago que se realizó, lo grave no es el pago, sino cuáles fueron los interese$$$$ que movieron a títere Carranza para ordenar que se le pagara.

 

Además, por qué el inepto de Agustín Jiménez, coordinador jurídico, no combatió el hecho de que éste sujeto, a pesar de la demanda que tenía interpuesta, continuó trabajando en el gobierno del sonrisas Caballero hasta el 2016, cuando existía un laudo a su favor de fecha 24 de octubre del 2014.

 

En un escrito del “trabajador”, de fecha 26 de noviembre del 2014, le hace saber y le solicita al Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje, que se dé por concluido, en forma definitiva dicho asunto, toda vez que el ayuntamiento ya le cubrió todas las prestaciones reclamadas.

 

A poco Agustín Jiménez, el director jurídico no sabia esto, no revisó el expediente? Pues que clase de coordinador jurídico tienen que ni siquiera se pudo dar cuenta que ya había prescrito dicha ejecución del laudo.

 

No señores, mucho dinero se repartió entre Carranza, Jiménez y Oliver Damas, no hay otra explicación, mínimo, en este pago que autorizó Carranza, no hubiese procedido el pago de salarios caídos, se le secó el cerebro a disgustin, quiere un culpable doña cheva, ahí lo tiene.

Mire usted, hay varias laudos, el del ex delegado de tránsito Jesús Moreno, forma parte de una serie de laudos condenatorios, incluso de más de 10 años que continúan sin cumplirse, al igual que sentencias de tribunales administrativos que no se han pagado, pese a que existen convenios de pagos en parcialidades, pero en el caso que nos ocupa, algo “obligó” al alcalde ordenar su pronto pago.

Oliver Damas, regidor por obra y gracia del corrupto Joaquín Caballero, es compadre de Jesús Moreno Delgado, y desde adentro, con la actitud sumisa, servil a Víctor Carranza, operó para que a su compadre del alma se le pagara, por eso-pese a que dicho laudo había prescrito-usted puede observar a este tipo, como en todas las iniciativas y puntos de acuerdo, así como los estados financieros que le presentan, los firma sin chistar, sin pedir aclaración alguna.

El otro rastrero se llama Felipe Rodríguez Gallegos, ambos, Oliver y Felipe, en un principio enfrentados políticamente, hoy caminan agarrados de la mano junto a Miguel Pintos y al comandante supremo Víctor Carranza, a uno lo tiene agarrado de los hue……s con la “quina” caballero, y al otro con la obra pública.

El ex director del DIF con Joaquín Caballero ganó la demanda laboral, y el laudo fue por 5 millones de pesos, pero una buena negociación por parte de la síndica Yazmín Martínez Irigoyen, permitió que tesorería, en manos de Mario Pintos, pagara 2 millones de pesos en 2 partes a través de un convenio, para no afectar gravemente las arcas de la tesorería, pero sobre todo, para que no embargaran las cuentas del ayuntamiento, que alguien le diga a la Cheva que antes de abrir la boca, conozca el fondo del problema que se les venía encima.

Es cuestión de analizar, pero en la triangulación de este pago, el compadrazgo entre Oliver Damas y Chucho Moreno, prevaleció para que títere Carranza ordenara dicho pago, de otra forma no se explica cómo pudo haberse agilizado, así que el mitote de doña Cheva no tiene sustento, queriendo como siempre, culpar a la síndica, cuando mejor debería decirles a sus compañeros ediles que, no pueden ser rehenes de las trampas y las transas de Víctor Carranza.

Ahí tiene usted por ejemplo otro caso, el de la empresa “Pluvial del Golfo” S.A de C.V., que aun con convenio y todo, no le han querido pagar por los calzones del Comandante Supremo.

En el cuadernillo de ejecución 04/2017, derivado del expediente 98/2015/11 en el cual se encuentra radicada la demanda ante el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa, por incumplimiento del pago de una obra de concreto hidráulico, realizada en la “última” etapa del malecón de esta ciudad, por parte de la empresa “Pluvial del Golfo” S.A DE C.V., se dictó una sentencia condenatoria en contra del municipio.

Una vez agotados todos los recursos por las partes en el litigio, se le notificó al ayuntamiento que debería pagarse la cantidad reclamada, ya que esto era una resolución de un juez, y que, en caso de incumplimiento, independientemente de las multas a que se harían acreedores, podría darse la destitución del tesorero.

La representante legal del ayuntamiento, la síndica Yazmín Martínez Irigoyen, tomando con seriedad esta sentencia, toda vez que proviene de un Juez, le informa-al igual que lo hizo con el laudo de Jesús Moreno-al cabildo de ésta situación tan grave y solicita al cabildo autorización para celebrar convenio con dicha empresa para no afectar gravemente las arcas de la tesorería municipal, ya que el pago reclamado y al que habían sido condenados, ascendía a la cantidad de 5 millones 600 mil pesos aproximadamente.

En el mes de febrero del presente año, la síndica del ayuntamiento, en uso de sus facultades y atribuciones legales, celebra convenio, con conocimiento del cabildo, con el representante legal de dicha empresa, el Lic. Marco Antonio Madrazo Carrión, y lo ratifican ante el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa en el mes de marzo del presente año, en el cual se estipula y acuerda realizar dicho pago en 3 parcialidades.

Al celebrarse y ratificarse el convenio ante el Juez del Tribunal estatal, se logra, mediante la negociación de la síndica, reducir la cantidad a la que había sido condenado el ayuntamiento, es decir, de 5 millones 600 mil pesos que un principio reclamaba “Pluvial del Golfo” S.A. DE C.V., quedó en 3 millones 185 mil pesos, significando un ahorro de aproximadamente 2 millones 415 mil pesos, el primer pago debió realizarse el día 19 de marzo del 2019.

Sin embargo, al solicitar la síndica el cheque para realizar este primer pago, el tesorero argumentó que por órdenes del alcalde no iba a pagar nada, y pese a que en la sentencia se estipula que el desacato puede llevar a imponerles multas e incluso a la destitución del tesorero, el alcalde Víctor Carranza, ciego y sordo como ha venido caminando durante este primer año y medio, simplemente se ha negado a cumplir con el mandato de un juez.

En todo este asunto es necesario mencionar la mala asesoría que el títere Carranza y su primer espada Miguel Pintos han recibido por parte del descoordinador jurídico Agustín Jiménez, un sujeto que solamente ha venido causando problemas por su falta de experiencia y de capacidad en todos los asuntos del ayuntamiento, porque en el caso que nos ocupa, como autoridades que son, no cabe ni siquiera el recurso de amparo.

Envueltos en la labia de este sujeto que no arregla ni donde se acuesta, Agustín Jiménez le calentó el “cerebro” a títere Carranza para mandar a volar el convenio conseguido por la síndica, en donde claramente se observa que aquí el más beneficiado era el ayuntamiento, porque esta sentencia tarde o temprano se tiene que cumplir.

Esta sentencia, a favor de “Pluvial del Golfo” S.A. DE C.V., así como de otras tantas en materia administrativa contenciosa que existen, forman parte de una serie de demandas y laudos que existen, y bien harían los ediles en pronunciarse en torno a estos asuntos, y no andarse escondiendo cobardemente en las faldas o enaguas de la cheva o escondiendo la cabeza como las avestruces, es tiempo de tener un poco de dignidad, señores, señoras.