En casi un 200% ha aumentado el paso de migrantes en Coatzacoalcos a comparación con el año pasado, donde han llegado más niños y madres de familia, así como algunos viajeros de diversas nacionalidades como venezolanos, cubanos y algunos africanos.

Lo anterior lo informó Joel Ireta Munguía, encargado de la Pastoral de Movilidad Humana de la Diócesis de esta ciudad, quien señaló que en el 2018 en estas fechas eran más de tres mil migrantes y actualmente han superado la cifra con 5 mil 600.

“Cada mes estamos recibiendo de mil a mil 200 centroamericanos y ha incrementado el número de niñas, niños, mujeres solas con los menores, ya que sus esposos unos se han quedado en el país y otros ya están en Estados Unidos; y sí habido un incremento porque el año pasado por estas fechas de mayo teníamos cerca de tres mil a cuatro mil y ahorita subió, pues hemos registrado a 5 mil 600 más o menos”, reconoció.

Ireta Munguía dijo que el que el suelan quedarse por más de un día por la ciudad y sea notoria su presencia en los bajos del Puente de la Avenida Uno es debido a lo tardío que suelen salir los trenes y porque entre ellos mismos toman medidas para cuidar sus vidas.

“A veces igual por seguridad de ellos no se aventuran a salir en el mismo tren todos juntos y van cambiando y es por eso que se quedan varados debajo del puente, les recibimos en la Casa del Migrante donde se cubren sus necesidades de alimento, ropa e incluso salud, ya que hay ocasiones que los canalizamos a la Cruz Roja o un Centro de Salud y ya después de su recuperación se van; y lamentablemente el que sean muchos luego les impide subirse a la bestia, y más porque llegan niños y niñas y es un poco complicado para ellos”, explicó.

También declaró que el paso migratorio por esta ciudad en los últimos meses se ha contado con la presencia de viajeros de diversas nacionales aunque sólo son algunos casos.

“No puedo decir que no pasan porque en algunas ocasiones sí llegan de otras nacionalidades como uno que otro Cubano y Venezolano aunque es muy raro pero al menos en el año si han llegado unos dos; y lo que es verdad que antes eso no se veía y ahora ha incrementado pero qué podemos hacer sólo ayudar estas causas”, expresó.

Expuso que ante este constante incremento la ayuda humanitaria ha ido a la baja y podría seguir, sin embargo, la iglesia siempre estará haciendo la caridad.

“Quien hace caridad es porque ya ha tenido un encuentro con Jesús y es más fácil para la persona desprenderse de lo material para dárselo a los demás y quien no lo ha tenido es muy difícil lo haga y por eso luego la gente dice que los migrantes que llegan lo hacen para quitar el trabajo porque solo ven lo material y no a la persona y por eso es que puede bajar”, concluyó.

Miralda Cadena / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO