Una regulación del mercado interno es lo que se requiere para no continuar afectando a los cafeticultores, indicó Tito Vivanco López, productor de la sierra de Atoyac.

 

“Se debe buscar regular el mercado interno que es lo que nos ha venido a pegar, además de buscar los subsidios para la cafeticultura, y lo principal, limitar las importaciones, porque por ejemplo entra Nestlé pero es una trasnacional”, expuso.

 

Consideró que la llegada de una empresa es algo bueno, pero debe estar limitada a la compra primero en el mercado interno, que les compre a los cafeticultores del país y después se busquen las importaciones.

 

Por ello, insistió, una de las propuestas principal es limitar la compra al exterior, ya que es algo básico.

 

En cuanto a la regulación del mercado interno explicó que es necesaria porque producir un kilo de café molido representa vender cinco kilogramos de café cereza, que está en 25 pesos; el de café molido lo dan en 900 pesos y de cada kilo se sacan 100 tazas y cada una se vende en 20 pesos al menos, entonces son dos mil pesos por kilogramo, ganancias que no les tocan a los productores, que, asegura, se quedan con 25 pesos por cinco kilogramos de café cereza.

 

Consideró que en este aspecto se debe buscar un precio subsidiado para los productores que no baje de 10 pesos el kilogramo, lo que les permitiría al menos tener una mejor recuperación, aunque sigue siendo mínimo.

 

Cabe recordar que las regiones de Zongolica y Coatepec son productos reconocidas del aromático, mismo al que se le ha reconocido una calidad que se ubicaría en segundo lugar después de Colombia.

 

Nora GabrielaLira/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO