Estar consciente de la muerte es estar consciente de la vida. En Washington D.C, en la costa oeste de Estados Unidos, acaba de ser aceptada una ley en el Senado que permite convertir a los cadáveres en abono para plantas y cultivos. Esta ley fue aprobada por el congreso el 25 de abril y sólo falta la firma del alcalde de Washington, Jay Inslee, para que esta nueva ley ya pueda ser puesta en práctica.

Esta idea novedosa tiene diversos propósitos y uno de los objetivos principales será buscar opciones alternativas a los entierros en ataúdes o la cremación. Una vez fallecida la persona, pasará por diversos procedimientos para convertirlo en abono. Hecho esto, la persona convertida en abono será regada para darle sustento a los árboles, así como a los jardines de la ciudad. Cabe recalcar que los restos de la persona convertidas en abono son más limpios y naturales que el abono común. Cabe resaltar, que en México el 85 por ciento de la población prefiere ser cremado a ser enterrado en una tumba.

Esta ley sólo está disponible en Washington D.C, en lo que resta de Estados Unidos todavía no ha sido aceptada. Aunque esta nueva forma de ayudar al medio ambiente cada vez gana más adeptos, en algunos países está prohibido depositar cadáveres fuera del cementerio. ¿Cuándo llegará esta novedosa ley a México? Esta ley nos recuerda la película que en México se llamó “Cuando el destino nos alcance” (Soylent green), en donde, a casusa de la escasez de comida, los cadáveres terminaban convertidos en alimento.

LBP Noticias