“Sólo hay un bien, el conocimiento; sólo hay un mal, la ignorancia.” – Sócrates.

Una vez más al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez ¡se le fueron las patrullas¡

No cabe la menor duda de que el presidente Andrés Manuel López Obrador lo colocó en dicha posición sabedor de que es un hombre leal y de confianza, un personaje que a base de mucho esfuerzo y dedicación se ganó el lugar que hoy ostenta.

Lastimosamente muy al contrario del valor que el presidente le da a su correligionario, los secretarios que acompañan al mandatario veracruzano simplemente lo están empinando.

No hay pues otra explicación lógica a lo que los veracruzanos observamos.

La conferencia de prensa anunciada por el mandatario para este lunes, sirvió para una pisca y dos con sal.

Es decir, para ¡nada!

Y mire si la intensión es atender a una recomendación de ofrecer conferencias de prensa tras la exhibida que le dio la periodista Aracely Baizabal frente al mismo presidente de México en el puerto de Veracruz, la verdad, se agradece, pero mejor no lo expongan.

Las dudas que debió resolver respecto a la adquisición de 160 patrullas simplemente provocaron que se mostrará una total ignorancia en cuanto al tema, a las cifras y abre una serie de dudas respecto a la información vertida en primera instancia por el Ejecutivo.

Y es que tras hacer todo un cacareo de las dichosas patrullas el monto de la adquisición señalaba que era de 208 millones de pesos.

Tras la conferencia de prensa las cuentas simplemente no terminan de cuadrar.

Queriendo enmendar la plana el mandatario veracruzano acusó que en realidad las 160 patrullas no se compraron, solo pudieron adquirir 50 de ellas, por un monto de 40 millones de pesos.

Las otras 110 patrullas se hicieron bajo el esquema de un arrendamiento, que cuesta a razón mensual cerca de cuatro millones de pesos.

Es decir que, al año, a los veracruzanos nos costarán 48 millones de pesos el alquiler de las mismas.

Pero el Ejecutivo afirmó que el esquema estipula una renta obligada de tres años de este parque vehicular, es decir que en tres años habremos pagado 144 millones de pesos por las mismas.

Si a esos 144 millones de pesos que cuesta alquilar 110 patrullas por tres años, le sumamos los 40 millones que significo comprar 50 de ellas, hablamos que a los veracruzanos nos habría costado 184 millones de pesos el asunto.

Pero ahí es donde vuelven a saltar las dudas.

Y es que originalmente Cuitláhuac García Jiménez habría anunciado que las 160 patrullas costaron 208 millones de pesos que, contra los 184 millones de la compra y arrendamiento, nos da una diferencia de 24 millones de pesos faltantes.

Cabe señalar que el mismo Ejecutivo Estatal habría mencionado ya en dicha operación se incluyeron seguros, refacciones, llantas, y todo gasto para la operación perfecta de las unidades.

En serio y con el respeto que merecen los funcionarios que acompañan al gobernador, ya no la tiznen, ya no lo ayuden de esa manera, lo único que hacen es dejar en mal a un personaje que estamos ciertos tiene buenas intenciones, pero que desgraciadamente confía ciegamente en una bola de orates.

Una vez más hicieron que ¡se le fueran las patrullas al señor gobernador!

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx