Agencias/Sociedad 3.0

Tras el surgimiento de las descargas ilegales, el negocio tradicional de los sellos discográficos colapsó, al CD rebasó el tiempo, y las descargas digitales no eran lo suficiente para compensar las pérdidas tras años a la baja, los ingresos han vuelto a crecer gracias a los servicios de streaming, que se han convertido en la solución de la industria.

En 1999, el ciento por ciento de los ingresos de la música grabada a escala mundial provenían de la venta de formatos físicos, pero ahora, empresas como Spotify, Apple Music, Pandora, Google Play Music, y Deezer invierten cada vez más la balanza.

Solo en 2018, la industria de la música grabada tuvo un valor de 19.1 mil millones de dólares a escala global con un crecimiento de 9.7 por ciento, respecto a 2017, de los cuales, 47 por ciento fueron producidos a través de estas plataformas de audio, en contraparte, el formato físico solo cubrió 25 por ciento del total, de acuerdo con datos de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica.

México no ha sido ajeno a esta transformación digital, ya que al tercer trimestre de 2018, había 14.4 millones de suscriptores en el país de OTT (Over the Top) de audio, es decir, plataformas que brindan el servicio de streaming por internet, tendencia que se mantiene al alza, ya que en el país hay 100 millones de smartphones en activo y prácticamente toda la gente tiene acceso a datos de internet.

Según Fernando Esquivel, especialista de la consultora de mercado The CIU, “hay un grupo que aún no tiene estas plataformas, entonces el crecimiento continúa”.

En México, la música grabada representó un mercado de 154.54 millones de dólares en 2018, donde el streaming tiene una presencia más amplia que la media a escala mundial, colocándose con 80 por ciento de los ingresos, dejando muy atrás al formato físico con 10 por ciento, atrás están las descargas en formato digital y los derechos de comercialización y sincronización, con 5 por ciento cada uno.

En el streaming hay quien permite escuchar música de forma gratuita y otras en las que debes pagar mes con mes para poder obtener acceso a su catálogo, en este sentido, los ingresos por esta vía correspondientes a suscripciones de paga representaron 70 por ciento, mientras que solo 11 por suscripciones gratuitas (publicidad).

Recientemente Spotify alcanzó la cifra de 100 millones de suscriptores a escala global, casi el doble de lo que tiene su más cercano competidor, Apple Music.

Durante 2018, estas plataformas tuvieron un ingreso de 123.56 millones de dólares, donde el segmento con mayor crecimiento fue el de paga, con 37.1 por ciento, contra 23.1 de las gratuitas, en contraparte, las descargas digitales bajaron 54.9 por ciento en 2018.

En México prepondera el servicio gratuito, ya que solo 25 por ciento de los usuarios tienen una suscripción premium con un gasto promedio de 135 pesos al mes.

“A Spotify le ha costado mucho trabajo tener números que no sean en rojos, y están buscando la manera de cambiarlo, históricamente han estado en rojos. Pero su base de usuarios va a seguir creciendo muchísimo y eso va a seguir pasando. Por costo de ingresos no ha logrado que sea rentable”, señaló Esquivel.